¿Por qué ahora puede ser un buen momento para comprar en Brasil, si está en crisis?

imagesCAVP106W

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

Lo que comenzó como indignación por los precios más altos para el transporte público y el costo de la Copa del Mundo se ha convertido en protestas más generales.
Hasta cierto punto, el país ha sido víctima de su propio éxito. Las crecientes filas de la clase media han llegado para esperar una vida mejor, y ahora también están en condiciones de exigir algo mejor los políticos.

Entonces, ¿esta  todo muy mal para lo que una vez fue uno de los mercados emergentes más prometedores?

Podría ser. No se puede negar eso. Pero en verdad, creemos que es más probable que sea una oportunidad de compra posible para los inversores a largo plazo. He aquí por que…

 

Brasil está en mejor de lo que parece

Es fácil ver por qué el brasileño promedio se siente infeliz.

Después de una década en la que el nivel de vida creció rápidamente, este se ha ralentizado. La desaceleración de China podría fácilmente empeorar las cosas, y puede incluso lanzar a Brasil en una recesión.

Al mismo tiempo, la inflación sigue siendo un problema grave, alcanzo a 6,5% en un año. Esta combinación – bajo crecimiento y alta inflación – significa que Brasil está afectado por la “estanflación” temida.

La estanflación es una bestia económica difícil de domesticar. El costo de vida está aumentando. Pero los salarios no  acompañan porque el crecimiento es débil. Esto significa que los consumidores están viendo deteriorar su nivel  día a día.

La estanflación también hace las cosas muy difíciles para el banco central. El remedio habitual para el bajo crecimiento es aflojar la política monetaria, y que sea más fácil pedir prestado. Pero el remedio habitual para alta inflación es hacer que sea más difícil obtener préstamos. Así que el Banco Central de Brasil será criticado, si lo hace o no lo hace.  Las dos posibles soluciones acarrean problemas.

La  corrupción y malos servicios públicos potencian el descontento.

Sin embargo, es importante no dejarse llevar. Es fácil de pintar esto como parte de una ola mundial de la revolución – una especie de “primavera clase media”.
Pero Brasil no es Egipto – o incluso Turquía. Ya han pasado casi 30 años desde que el ejército fue poder, pero actualmente  las instituciones democráticas básicas de la nación (la prensa, el parlamento y los tribunales) son fuertes.

Por su parte, los manifestantes sólo quieren que el gobierno escuche sus demandas – que no están en busca de grandes cambios políticos. Esto no es una revolución – es gente enojada con la gestión.

Así que las posibilidades de un golpe de estado, un caos prolongado o un estilo venezolano, es prácticamente imposible.

El gobierno también tiene un gran espacio para maniobrar en el frente fiscal. Actualmente, Brasil tiene un pequeño superávit presupuestario, lo que significa que ingresa más de lo que gasta. Esto significa que podría apaciguar a los manifestantes con seguridad mediante la reducción de los impuestos y aumentar el gasto, si fuese necesario.

Incluso lo relativo a los commodities no es tan malo como parece. La desaceleración de China alcanzara claramente a Australia y Canadá, ya que sus exportaciones de materias primas industriales tienen pocos compradores.

Pero la buena noticia para Brasil es que más de un tercio de sus exportaciones son en forma de productos agrícolas, que son mucho menos dependientes de la demanda china.

Otra gran parte de sus exportaciones proviene de la energía. Una vez más, esto es menos dependiente de China que el cobre, por ejemplo

Así que en general, la economía brasileña puede soportar mucho mejor  lo que muchos piensan actualmente acerca de  los mercados emergentes.

 

Estas protestas podrían ayudar a Brasil a trabajar todos juntos

Las protestas también deberían alentar al gobierno a gastar más dinero en infraestructura. Hacer llegar los bienes y cultivos a todo rincón de este gran país es increíblemente difícil.

Eso es porque, además de ser un país enorme, con un montón de zonas muy rurales, las carreteras, los ferrocarriles y los puertos son semejantes a las de algunos de los países más pobres del mundo. La situación es tan precaria  que si el Estado hace un gran esfuerzo, muchos de estos proyectos podrían  pagarse rápidamente por sí mismos.

Incluso antes del reciente disturbio, el Gobierno había indicado que iba a invertir dinero en la modernización de su red de transporte. El año pasado, se había presupuestado un paquete de estímulo de $ 66bn. También está tratando de animar a los inversores extranjeros a arrimar el hombro, proporcionando incentivos fiscales, subsidios y garantías.

El  transporte no es el único elemento de la infraestructura que necesita ser mejorado. Un informe reciente de la firma de contabilidad PriceWaterhouse-Coopers sugiere que la cantidad de electricidad generada debe duplicarse en los próximos 30 años, para evitar la escasez de energía.

Cómo comprar en Brasil

Pero quizás la mejor razón para comprar en Brasil es que ahora ofrece una buena relación calidad-precio. Incluso antes de los acontecimientos de las últimas semanas, era uno de los mercados más baratos del mundo cuando se compara con las ganancias a largo plazo.

La ultima caída de los precios  significa que ahora cotiza a tan sólo 9.6 veces  la  ganancia proyectada. Esta no es la única señal de que los inversores están siendo demasiado pesimista. El índice brasileño también cotiza con un descuento del 10% de su valor en libros. Esto significa que las empresas ahora valen menos que la tierra, la propiedad y otros activos que sean titulares.

La forma más sencilla de comprar Brasil es a través de un fondo de seguimiento, como el iShares MSCI Brazil (LSE: IBZL). Si es más arriesgado, de una sola compañía opción es comprar CPFL Energía SA (NYSE: CPL). CPFL es la mayor compañía privada energética de Brasil. Genera y distribuye energía en los grandes centros industriales. Eso significa que debería  beneficiarse de la creciente demanda de electricidad. Por el momento las ventas están  creciendo un 10% al año. Mientras se mantenga cotizando en poco menos de 15 veces las  ganancias futuras, ofrece una alta rentabilidad por dividendo superior al 6%.

Matthew Partridge  (Senior Writer, MoneyWeek)

 

 

 

Sin comentarios para “¿Por qué ahora puede ser un buen momento para comprar en Brasil, si está en crisis?”

Agregar un comentario.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.