De Como se Llego al Colosal Fondo de Pensiones de Noruega

inversion-para-la-agricultura

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 Imagínese si, cuando Gran Bretaña descubrió petróleo en el Mar del Norte, se hubiera decidido ahorrar algo de esa riqueza para el futuro, invirtiéndolo separadamente del resto de los ingresos fiscales.
Probablemente tendríamos un montón de dinero en efectivo en la actualidad.
Bueno, eso es lo que los noruegos hicieron. Durante las últimas décadas, han transformado esos ahorros en uno de los mayores fondos de inversión en el planeta.
Veamos algunas lecciones muy valiosas de cómo administrar su fondo de riqueza soberana.

 

Para tener dinero, hay que que ahorrar

El fondo soberano de Noruega es administrado por el Banco Central de Noruega, en nombre del pueblo noruego. El fondo conforma su capital de los impuestos sobre el petróleo y el gas. También posee yacimientos de petróleo, y recibe dividendos de su participación del 67% en la aceitera noruega Statoil.

Con un valor de alrededor de $ 760bn, es el fondo soberano más grande del mundo. Para poner esto en un poco de perspectiva, el fondo es ahora tan grande que posee – en promedio – 1,25% de todas las empresas globales, informa el FT. Uno de cada ochenta dólares invertidos en el mercado de renta variable global es propiedad de la población noruega. Eso es una cantidad increíble de influencia cuando pensamos en dicho volumen.

En su inicio, los políticos preveían el fondo con una duración de quizás 30 años. Ahora hay que reconocer que podría durar un siglo o más.

 

Entonces, ¿qué se puede aprender de su éxito?

La primera lección que podemos aprender de fondo soberano de Noruega es muy simple. Pero probablemente es la lección más importante de cualquier inversión. Es esto: si se  quiere lograr una olla de dinero, Hay  que ahorrar. Gran Bretaña y Noruega tenían acceso a la misma olla de oro negro. Gran Bretaña gasta el dinero. Noruega no lo hizo. Esa es una razón por la que Gran Bretaña es ahora uno de los países más endeudados del mundo, y Noruega es uno de los más solventes.

Ahora podemos entrar en cualquier  debate macroeconómico abstractos sobre el tema. También considerar que Gran Bretaña tiene una población mucho más grande de Noruega.

Pero desde un punto de vista individual, no hay duda de ello. Cuando se jubile, usted estaría sentado en un gran bote de dinero, al igual que Noruega, y no una gran pila de deuda, como Gran Bretaña.

Así que esa es la primera gran lección: si quieres tener una olla decente para la jubilación, hay que renunciar a una parte del consumo actual. Hay que ahorrar.

 

Seamos simples y a bajo costo

La segunda lección es que vale la pena mantener las cosas simples.

La diversificación es muy importante para una cartera. No debemos poner todos los huevos en una sola canasta. Pero de todos modos, eso no significa que haya  que mantener 40 clases de activos diferentes.

El fondo soberano noruego tiene sólo tres. Se aspira a que el 60% de su dinero este acciones, 35% en bonos y 5% en el sector inmobiliario. No mantiene los fondos de cobertura o de capital privado, o incluso en inversiones de infraestructura. ¿Por qué? En gran parte debido a que son demasiado caros.

Tampoco se busca compararse con inversiones de referencia externos. En un artículo del FT del año pasado, un experto señala que esto “puede ser una manera rentable de administrar el dinero, pero… se están perdiendo una gran cantidad de oportunidades.”

A lo que la respuesta tiene que ser: ¿y qué? El fondo noruego ha tenido mucho éxito en sus propios términos. Desde 1998, ha logrado una rentabilidad real (descontando la inflación) de más de 2% al año. Esto puede no parecer mucho. Pero si administramos una gran pila de dinero, y somos capaces, no sólo mantener, sino de crecer a un ritmo que supera a la inflación constante, entonces eso es un gran éxito.

 

Comprar barato, vender caro

La tercera y última lección es: comprar cuando los precios estén baratos y vender cuando estén caros. No es fácil encontrar algo que sea barato en estos días. Pero si usted está buscando una clase de activo caro, el más obvio tiene que ser bonos.

Justamente ahora, el fondo soberano de Noruega está menos expuesto a los bonos que en toda su historia anterior. Al final del segundo trimestre de 2013, según informa el FT, las acciones representaron el 63,4% del fondo. Tenencias de bonos habían caído a 35,7%. Como dijimos es un mínimo histórico.

Eso no se debe a las acciones son baratas – es porque los bonos son caros. “He dicho antes que esta situación no es tanto un reflejo del entusiasmo por los mercados de renta variable sino por la falta de entusiasmo por los mercados de bonos”, dijo Yngve Slyngstad, director ejecutivo del fondo.

En un entorno tan incierto, ¿cómo asegurarse de que obtendremos beneficios si seguimos comprando lo más bajo posible? La respuesta es: reequilibrio.

Reequilibrio es muy simple. Definimos desde el principio la conformación de nuestra cartera: ¿qué porcentaje queremos  en acciones? ¿Qué porcentaje en bonos? ¿Cuánto en oro? Propiedades?

A continuación, revise su cartera regular – no más de una vez al trimestre, y no menos de una vez al año. Sus participaciones se moverán casi todos los días, por supuesto. Pero una vez que se aparten demasiado de su cartera “ideal”, se limitara a vender los que hayan crecido demasiado, e invertir en aquellos que se hayan desvalorizados.

En el caso del fondo noruego, si las participaciones en acciones alcanzaron el 64%, el fondo equilibra automáticamente al 60%. En otras palabras, se venden las existencias hasta que su valor cae de nuevo a 60% del fondo, y se invierte el dinero en otro lugar. De esta manera, se está vendiendo de forma automática  a valores altos, y se coloca  el dinero a trabajar en mejores oportunidades. Esto es algo que todo inversor debe hacer regularmente con su propia cartera.

 

¿Qué están comprando los noruegos ahora?

¿En qué están invirtiendo ahora en Noruega? Además de recortar los bonos – en particular del Reino Unido y de Francia – hay un tema que me llamó la atención. Noruega mantiene alrededor del 10% de sus acciones de países de mercados emergentes. Pero

pretende duplicarlos hasta alcanzar el 20%.

Dado el sensato enfoque del fondo respecto al valor y su actitud generalmente sombría hacia los mercados emergentes, creo que esta es una buena señal para empezar a buscar nuevamente en los mercados emergentes. En un número reciente de la revista MoneyWeek, mi colega James McKeigue miró a uno de los mercados más odiados de todos – Rusia.

 John Stepek 

Editor, MoneyWeek  (Money Morning moneymorning@electricmessage.co.uk)

Sin comentarios para “De Como se Llego al Colosal Fondo de Pensiones de Noruega”

Agregar un comentario.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.