Responsabilidad Social Empresaria: Los Limites Éticos del Capitalismo

rse

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

A fines de Julio, el News letter de Harvard Business School  publico la  nota  “Obligación Moral de los Directivos  para preservar el capitalismo  de  Michael Blanding (miembro del  Centro de Ética Edmond J. Safra de la Universidad de Harvard).

La importancia del tema merece la reproducción de la referida nota.

 

Rebecca M. Henderson, de Harvard Business School y Karthik Ramanna argumentar que los directivos de la empresa tienen la obligación moral de preservar el capitalismo.

La mayoría de nosotros tendemos a pensar que el capitalismo no incluye un sistema moral. La opinión predominante, entre los laicos y los economistas por igual, es que se desarrolla en algo parecido a la ley de la selva. Pero el hecho es que el capitalismo siempre ha tenido un marco moral explícito que surge  a través de los escritos de Adam Smith, Milton Friedman y Friedrich Hayek, entre otros pensadores fundacionales.

“Muchos economistas piensan que es un sistema positivista que no impone la moral en la sociedad, pero no es cierto”, dice la profesora Karthik Ramanna, de Harvard Business School. Dedicada  a la investigación y a la enseñanza de la ética empresarial  agrega: “El capitalismo cumple ciertos objetivos normativos, como la libertad individual y la equidad de oportunidades que son esenciales para legitimar el desarrollo de su propio interés.”

En otras palabras, el capitalismo ha ganado su legitimidad a través de la idea de que la búsqueda del interés personal,  es el camino sobre ciertos bienes morales para la sociedad. Muchos podrían  criticar ese marco. Un  marxista, por ejemplo, podría argumentar que el capitalismo pasa por alto las cuestiones de equidad en los resultados, pero no es suficiente para ignorar el primer concepto.

“Nuestra tarea no consiste en convertir a las personas inmorales y hacerlos morales y éticos. Nuestro esfuerzo consiste en añadir  un dato al marco ético dominante de los mercados, que defina lo que es moral”.

La lógica moral del capitalismo fue claramente expresado por el propulsor del libre mercado, Milton Friedman,  cuando dijo que “la responsabilidad social de las empresas… es aumentar sus ganancias”.  Ese sentimiento pone fe en el mercado para  la distribución de la riqueza en la forma más libre, más justa y más eficiente posible, de hecho, Friedman fue más allá al decir que cualquier intento de frenar el libre mercado era perjudicial para el bien de la sociedad.

  Esta opinión de  Ramanna se completa con un nuevo documento de trabajo,Managers and Market Capitalism”,  coescrito con Rebecca M. Henderson, profesora de  John and Natty McArthur University.  Henderson y Ramanna están acuerdo con el marco moral de Friedman, pero sólo si se cumplen ciertas condiciones.

En muchos casos, dicen, es responsabilidad de los administradores adecuar su marco ético con el fin de preservar el sistema del propio capitalismo.

En su opinión, el capitalismo tiene dos poderosos elementos a su favor. En primer lugar, ha demostrado ser muy eficaz en el logro del crecimiento económico. “No existe ninguna manera  mejor de resolver este problema”, sostiene Ramanna. “Si nos fijamos en todo el mundo, el capitalismo ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza, donde los sistemas implementados anteriormente no lo lograron.”

En segundo lugar, el capitalismo tiende a ser auto-correctivo. Cuando el libre mercado falla, el propio mercado interviene para corregir el problema. Por ejemplo, cuando los inversores carecen de información para determinar adecuadamente el valor de una acción, una serie de instituciones, incluyendo las agencias de calificación, analistas, auditores y contables, están prestos  a llenar ese vacío. Incluso en los casos en que una determinada empresa domina el mercado, tendiendo a crear un monopolio, otros  empresarios pueden encontrar ventajas competitivas para crear nuevas oportunidades. Pensemos en  IBM y Apple, United Airlines y Southwest, o Myspace y Facebook. “Los mercados hacen que ellos mismos funcionen”, dice Ramanna. “Esa es la buena noticia acerca del capitalismo”.

Pero eso no significa que los mercados siempre tiendan a  autocorregirse ante  problemas estructurales.

Adam Smith identificó por primera vez en La Riqueza de las Naciones, que los mercados libres requieren ciertas condiciones para su funcionamiento, entre ellos, los derechos de propiedad claramente especificados, contratos ejecutables, no colusión entre las partes, y el conocimiento completo de lo que se trata, para que todos los involucrados  jueguen en un campo nivelado

 Y si bien algunas de estas condiciones son sobrentendidas  en los mercados, en su opinión, no siempre se cumplen.

Consideremos  las normas de contabilidad, por ejemplo. Si bien es de esperar que todo el mundo calcule sus resultados de una manera comparable y consistente, no necesariamente siempre sucede.  Por tal motivo una  intervención pública es necesaria y que tal  intervención pública se manifieste por medio  de instituciones que no operen a través de un proceso competitivo del mercado, sino a través de un proceso político independiente y democrático.

Ahí radica el problema. Una vez que el mercado está abierto a la política, es el momento que se puede corromper.  Esto es especialmente cierto en los casos que Ramanna y Henderson llaman “mercados políticos parciales”, es decir, cuando una de las partes posee  un conocimiento comercial especializado desconocido para los otros componentes del proceso y se enfrentan a una débil oposición política. Esto está en contraste con un proceso “completo”, en la que ninguna de las partes tiene una ventaja diferencial.

“Los  presidente de Goldman Sachs o Citigroup o IBM, tienen un  gran conocimiento de las estructuras de las reglas de juego  de sus respectivos sectores  ”, dice Ramanna, y señaló que son  conocimientos algo esotéricos y no fáciles de conocer,  que sólo conocen unos pocos individuos, los que están inmersos en la profundidad de  las empresas. “En consecuencia, la  participación en este tipo de procesos políticos  con instituciones que son la base del capitalismo, ¿cuáles son sus obligaciones?”

La respuesta del libre mercado tradicional a esa pregunta,  es que vuestra  obligación es la de aumentar los beneficios para los  accionistas, y punto. Si eso significa socavar las normas contables con el fin de lograr beneficios a corto plazo, entonces la lógica tradicional de mercado libre podría decir que no sólo tiene el derecho, sino también obligado a hacer eso.

 No tan rápido, dicen Henderson y Ramanna. Argumentan que los directivos tienen otro interés, no sólo para servir como agentes para sus accionistas, sino también para servir como agentes para el sistema en su conjunto.

 No está en el interés a largo plazo de una sociedad que se desarrolla en  el capitalismo que sus directores de empresas establezcan  un sistema de contabilidad o de trabajo que distorsione  el mercado.  Podría dar lugar a escándalos corporativos o un desplome económico que  socava el propio capitalismo. En  estos procesos políticos “parciales” el interés unitario puede socavar la integridad del capitalismo. La  obligación moral de un gerente es dejar de  lado su propio interés,  con el fin de preservar los intereses del sistema en su conjunto.

Por supuesto, esto no es algo fácil de vender a alguien entrenado para aprovechar cualquier ventaja en un mercado altamente competitivo. Aquí es donde el establecimiento de normas se vuelve importante, dicen los autores. Ramanna apunta a las normas que han cambiado en la historia del capitalismo, no necesariamente en el interés propio de la empresa. “Hemos sido capaces de cambiar el límite moral de la conducta corporativa egoísta en lo relativo a emplear mano de obra infantil, entre otros temas dice.

“Parte de estos cambios de conductas se lograron ante la evidencia y la lógica  con lo que es coherente  con los imperativos éticos que legitiman el capitalismo. Los CEOs normalmente no son personas inmorales. Cuando utilizan  normas contables egoístas, están actuando en el contexto de un marco ético que legitima la conducta egoísta”.

Nuestro reto es ofrecer evidencia y argumentos de por qué marco ético del “interés propio” no se sostiene en el caso de los “mercados políticos parciales, ‘”, continúa. “En este sentido, nuestra tarea no consiste en transformar a las personas inmorales y hacerlos morales, sino que es para agregar claridad al marco ético dominante de los mercados, definir  lo que es moral”.

El siguiente paso en ese objetivo, dice Ramanna, es determinar lo que podría ser necesario cambiar en el consenso ético de las instituciones.  Ambos autores han comenzado a buscar una mayor divulgación de la responsabilidad corporativa, especialmente en lo que se refiere a grupos de presión, como una posible manera de llenar el vacío de información.  Además, algunos grupos de la industria han comenzado a impulsar un concepto llamado “lobby ético”, en el que se toman sólo los clientes que se comprometan a ampliar su enfoque para considerar los intereses sistémicos más allá de su propio interés, una tendencia que Ramanna y Henderson cree tiene el potencial de ayudar a cambiar la mentalidad imperante.

“Las normas éticas no cambian en un instante, estos son los cambios que tienen lugar en  más de una generación”, dice Ramanna. “Pero si hay suficientes CEOs y grupos de presión que se juntan y dicen que hay algo que no está bien de lo que están haciendo, entonces podemos ser capaces de empezar a cambiar las normas.”

Sin comentarios para “Responsabilidad Social Empresaria: Los Limites Éticos del Capitalismo”

Agregar un comentario.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.