¿Prefiere los problemas económicos de Brasil o de EE.UU.?

Productividad 16.12.13

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

Hasta ahora, Brasil ha recorrido un gran  Milenio. La economía del país ha crecido, los salarios han aumentado considerablemente, y el desempleo ha caído a niveles que los economistas consideran muy cerca del pleno empleo. Los responsables políticos del gobierno han mantenido déficits relativamente bajos y la inflación bajo control – Al menos para los estándares históricos de Brasil. ¡Y la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos se acercan!

Pero hay problemas en el futuro, no sólo porque Brasil puede tener problemas para poner en marcha la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos. Dos de los principales motores del crecimiento económico del país son el tamaño de su fuerza de trabajo y la productividad de sus trabajadores.

En Brasil, el rápido crecimiento de la población en edad de trabajar y el aumento de la participación laboral han impulsando el PIB durante años, pero pareciera que actualmente han ralentizado  la carrera. La tasa de fecundidad del país ha caído de 4,1 nacimientos por mujer en 1980 a 1,8 ahora, y ese descenso ha presentado un menor número de personas que ingresan en el mercado de trabajo. Dato que sumado al casi pleno empleo, significa que la tasa de actividad, simplemente no puede ir mucho más alto.

He oído estos argumentos de Marcelo Carvalho, economista jefe de BNP Paribas para América Latina, a principios de este otoño, en São Paulo. Hizo estas declaraciones en una conferencia de HBR Brasil en relación a la competitividad de Brasil, su mensaje fue bastante sombrío. La única esperanza de continuar el éxito económico del país, dijo, era un fuerte crecimiento de la productividad. Pero últimamente, no se ha logrado. Para ilustrar, Carvalho mostró el siguiente grafico:

 

 

brazil_productivity grafico 1

 

Su mensaje era que los trabajadores brasileños han estado recibiendo un regalo que se no puede, simplemente, seguir dando. Mi reacción, fue que el grafico parecía muy familiar, aunque a la inversa. ¿No es esto exactamente lo contrario de lo que un diagrama de la productividad y salarios mostraría en los EE.UU.?

Y efectivamente, aproximadamente, lo es. Las líneas son más planas en los EE.UU., como corresponde a un muy desarrollado país, con una economía muy rica. Sin embargo, en marcado contraste con la situación en Brasil, la productividad ha aumentado más rápido que los salarios en los EE.UU. desde 2001, tema que da un dato útil para la discusión, a menudo pesimista, sobre el futuro económico aquí:

 

us_productivity grafico 2

 

De hecho, el crecimiento de la productividad ha ido superando al crecimiento de los salarios en los EE.UU. durante décadas. Algunas de las diferencias tiene que ver con nuestro sistema de atención de la salud cada vez más costoso: la compensación total para el trabajador ha aumentado más rápidamente que los salarios.  Las cuentas de seguros de salud forman parte de la diferencia. Pero el trabajo también ha perdido terreno frente al capital repartiendo los ingresos nacionales. Millones de personas han estado cayendo fuera de la fuerza laboral. Y el aumento de la desigualdad de ingresos solo ha logrado que las ganancias de productividad no haya llegado a las manos del trabajador típico.

 

Respecto a Brasil, el crecimiento de la productividad es el principal problema económico, el  N º 1.

Hasta aquí, no lo ha sido, al menos durante los últimos 15 a 20 años. La  gran caída de la  Gran productividad de los años 1970 y 1980 dio lugar a un auge de la productividad modesta pero muy real. El crecimiento de la productividad será un problema si se detiene, y cada vez que se ralentiza durante algunos trimestres,  hay quienes proclaman que el dividendo de la productividad a partir de la aparición de las computadoras e Internet ya ha sido pagado. No puedo evitar la sensación, sin embargo, que todavía estamos en las primeras etapas de la reordenación digital de todo. Y la economía de EE.UU. parece estar tomando mayor ventaja de ese reordenamiento que cualquier otro. Los  EE.UU. invierten más intensamente en TI que cualquier otro país, y las empresas con sede en EE.UU.estan a  la vanguardia de la mayoría de los desarrollos digitales importantes.

He escuchado que todos los artículos sobre la productividad debe en algún momento citar la línea del  economista Paul Krugman en su libro 1990 The Age of Diminished Expectations:

 La productividad no es todo, pero en el largo plazo es casi todo. La capacidad de un país para mejorar su nivel de vida a través del tiempo depende casi exclusivamente de su capacidad para aumentar su producción por trabajador.

En el nivel más simple, entonces, la economía de EE.UU. ha elevado los niveles de vida, entregando más cantidad de mercancías. Pero, lo que ha sucedido es que la  entrega no ha llegado a las direcciones correctas .Los  ingresos extraordinarios de la productividad fueron a manos de unos pocos, que además fueron beneficiarios de gastos médicos de dudoso valor. Lo mencionado, puede o no, ser un complemento necesario para la desorganización económica y el crecimiento,  pero,  sin duda es un camino tonto.  Lo que tienen en común es que sus soluciones son al menos tanto políticas como económicas. Eso no quiere decir que sean soluciones fáciles.  Si Eric Brynjolfsson y Andy McAfee tienen razón y todos estamos a punto de ser remplazados por las máquinas, los desafíos políticos se lanzaran  incluso cuando se dispare la productividad. Pero aún así parece que es mucho mejor este problema, que no tener ningún crecimiento de la productividad.

Volviendo a Brasil, donde la productividad dejó de aumentar en 2008, no parece haber ninguna receta simple para reactivar la situación de nuevo. Carvalho habló sobre la necesidad de incrementar la inversión (la inversión en acciones sobre el PIB es menor en Brasil que cualquier otra economía latinoamericana importante), seria una importante ayuda. Pero el crecimiento de la productividad también viene de otras fuentes más difíciles de lograr, la tecnología, la regulación gubernamental, técnicas de gestión, la educación, las normas sociales. Es el determinante más importante de los niveles de vida, sin embargo, es muy difícil de fabricar bajo demanda.

Justin Fox  -  Harvard Business Review

Justin Fox es editor ejecutivo, Nueva York, del Grupo de Revisión de Negocios de Harvard y autor de The Myth of the Rational Market.

 

http://blogs.hbr.org/2013/12/would-you-rather-have-brazils-economic-problems-or-americas/?

Sin comentarios para “¿Prefiere los problemas económicos de Brasil o de EE.UU.?”

Los comentarios se encuentran cerrados.