Problemas energéticos de AmericaLatina

Energia  11.04.14 Inversiones

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos


Los porteños, los ciudadanos de Buenos Aires, están acostumbrados a veranos calurosos. Pero este año, las cosas salieron de control. El clima fue más incómodo, al punto de ser peligroso.

Un amigo mío lo describió como “el infierno en la Tierra”. La ciudad de 12 millones de personas se convirtió en una olla gigante ya que las temperaturas alcanzaron los 38 grados Celsius. Las condiciones sofocantes causaron que la demanda de electricidad se dispare,… todo el mundo encendió sus unidades de aire acondicionado. Y ahí es cuando la situación se puso muy mal.

La demanda de energía récord fue demasiado para la red eléctrica de Argentina, que se estrelló ante la presión. Con el costo de vidas y escasez de energía que durante varias semanas, los habitantes salieron a las calles para expresar su cólera. Bloquearon las carreteras con neumáticos en llamas y golpeaban ollas de cocinar en su estilo de protesta habitual.

He pasado unos años en Buenos Aires, es una de mis favoritas capitales latinoamericanas, pero después de hablar con mi amigo, el invierno británico no parecía tan malo…

 

“El Infierno” de Argentina se extenderá

La ola de calor de Buenos Aires desató una tormenta entre el gobierno y las empresas privadas de energía. El partido gobernante culpa empresas de energía de especulación, mientras que los proveedores de energía culpan a la red nacional del país. Se propusieron una serie de soluciones (mayor importación durante el verano) pero  la única solución viable a largo plazo es invertir más en la red de generación y distribución de energía de Argentina. Y en este momento no veo que eso suceda.

Con la vuelta a la normalidad, el sistema de electricidad será capaz de cojear durante un tiempo más. Pero con el gobierno tratando de evitar una posible recesión, mientras se prepara para las elecciones del próximo año, nadie va a tomar las necesarias decisiones difíciles para solucionar el problema.

Pero esto no es sólo un problema argentino. La demanda de energía está creciendo en toda América Latina y la infraestructura eléctrica de la región está luchando para poder hacer frente a la urgente necesidad. El Banco Mundial prevé que el consumo de energía de América Latina se duplique  entre 2010 y 2030 y estima que serán necesarios $ 430 mil millones de inversión para satisfacer la demanda. Y a medida que las empresas y los gobiernos busquen capital para financiar las inversiónes surgen nuevas oportunidades para los inversores del mundo.

Latinoamérica tiene problemas con la energía

Casi todos los países latinoamericanos tienen problemas de energía. En Colombia la guerrilla de las FARC pasó la mayor parte de 2013 destruyendo la infraestructura eléctrica rural. Mientras tanto, en Chile el problema no es que las estaciones eléctricas estén siendo destruidas, lo que sucede es que no hay nuevas construcciones. Chile, que es el más rico per cápita de América Latina, tiene un fuerte movimiento ambiental cuyas protestas han pospuesto varios proyectos de energía. Por ejemplo, el nuevo gobierno de Michelle Bachelet recientemente archivó un plan para una planta hidroeléctrica en la región de los glaciares de Chile, a raíz de las quejas de los manifestantes ambientales.

En Brasil los planes para nuevas grandes centrales hidroeléctricas también se han retrasado por las protestas ambientales. Las demoras son un gran problema para un país con una historia en donde los apagones se producen cuando ante el faltante de lluvias la producción de las plantas hidroeléctricas existentes merman su producción. Tambien, en México la situación es más compleja. En razón de las reformas energéticas llevadas a cabo, se deberían  crear enormes oportunidades para las empresas eléctricas privadas. Pero en la práctica se necesitará tiempo para que tengan su efecto. Recientemente entrevisté a uno de los comisionados del ente regulador energético mexicano y me explicó que probablemente habría retrasos mientras que los nuevos órganos creados por las reformas se activen en sus propios feudos de la industria de la energía.

Pero los desafíos son tan importantes que América Latina no puede permitirse el lujo de esperar. En Chile la demanda de energía está siendo impulsada por el sector minero del país, lo que representa más de la mitad de las exportaciones anuales del país y la quinta parte de su PIB. El consumo de energía del sector ha aumentado 60% durante la última década, cerca de 24 teravatios hora (TWh), y se espera que casi se duplique de nuevo para el 2020.

En cuanto a Brasil, su creciente población y la rápida expansión de la clase media está empujando al alza el consumo de electricidad. Se cree que Brasil necesita sumar cerca de 6.000 megavatios (MW) nuevos de capacidad de generación de energía cada año durante la próxima década. Para dar una comparación, la central eléctrica más grande de Gran Bretaña, de carbón y de biomasa, la estación de Drax en Yorkshire, tiene una capacidad nominal de casi 4.000 MW.

México, con su centro industrial en rápida expansión, es otro país donde el consumo está subiendo rápidamente. Se estima que la demanda de energía aumentará en alrededor de 2.000 MW por año.

¿Cómo puede Latinoamérica evitar una crisis energética?

Está claro que América Latina va a construir un montón de centrales eléctricas y líneas de transmisión en los próximos años pero la pregunta es: ¿qué tipo de energía van a producir?

Por el momento matriz energética de América Latina tiene un perfil único. Está dominado por la energía hidroeléctrica, que genera alrededor del 65% del total. Es el menor sistema de energía intensiva de carbón del mundo. Pero en los últimos años la prevalencia de la energía hidroeléctrica en América Latina ha comenzado a comenzado a disminuir.

Los gobiernos están recurriendo al gas natural. Son plantas que se pueden construir de forma rápida y con menos probabilidades de atraer la oposición ambiental , como si puede ocurrir con el carbón o el petróleo. En Brasil, México y Argentina la demanda de gas supera actualmente la producción local y se han visto obligados a recurrir a las importaciones de GNL caro (gas natural licuado). Eso empuja hacia arriba el costo total de la energía generada a partir de gas, pero finalmente los tres deberían comenzar a aprovechar sus propias reservas de gas de esquisto, que son considerables.

Otra interesante área de crecimiento, aunque desde un punto de partida muy pequeño,  es la energía renovable. El grupo de investigación de IHS, cree que América Latina instalará 700 MW de paneles solares este año. Eso es una pequeña cantidad de energía, pero más del doble de la cantidad del 2013. En total se espera que la industria solar de Latinoamérica crezca a 25% por año durante la próxima década. Para la energía eólica, que está mucho más establecida en América Latina, también se prevé un aumento considerable. Un informe de Navigant Consult calcula que los países latinoamericanos instalarán 33,5 gigavatios (GW) en parques eólicos de aquí a 2022, lo representaría un ritmo de crecimiento anual superior al 20%.

¿Cómo invertir en la transformación energética de América Latina?

Este tema surgió en marzo de 2013, cuando el fabricante español de aerogeneradores Gamesa, me informo que tenía una fuerte exposición en América Latina y estaba bien posicionado para beneficiarse de problema de energía de la región. Desde entonces ha tenido más del 300% de incremento. Pero a pesar de que sigo siendo optimista sobre las energías renovables en América Latina, no lo recomendaría actualmente. Los valores están mucho más caros.

En cambio, se puede apostar a la cotización de Aim Rurelec, un pequeño productor de energía independiente que se centra en América Latina. La firma llegó a los titulares en 2010, cuando uno de sus mayores activos fue nacionalizado por el presidente de Bolivia, Evo Morales. Desde entonces, todo comentario sobre la acción se ha centrado en si va a obtener una indemnización por parte del Estado Plurinacional de Bolivia. El  Tribunal de arbitraje de La Haya dictaminó recientemente que Rurelec debe recibir alrededor de $ 50 millones, aunque los bolivianos están tomando su tiempo para pagar. Los problemas han maltratado el precio de la acción.

Si bien es comprensible que  el problema mencionado domine la cobertura de las acciones, hay otros aspectos de la compañía que resultan más importantes. Desde que recibió una lección de política populista de Morales, la firma ha decidido centrarse en algunos de los países más confiables de la región. Esta construyendo una planta de gas en Chile y esta haciendo pie en activos hidroeléctricos en Perú. Recordemos que ambos países forman parte de la Alianza del Pacífico, el nuevo e importante bloque comercial de América Latina, prometen atraer a los inversores internacionales.

En Chile, Rurelec esta construyendo una central eléctrica de gas, de moderno ciclo combinado de 250 MW (lo que básicamente significa que es más eficiente). Teniendo en cuenta las objeciones actuales a la hidroelectricidad y al carbón en el país, esta solución pareciera muy aceptable para la opinión pública . Los clientes de Rurelec serán empresas mineras del norte del país, que están más que dispuestos a pagar un buen precio por fuentes fiables de energía. La compañía también ha solicitado una cotización secundaria en el mercado de valores chileno. Si tiene éxito la medida podría impulsar el precio de las acciones, ya que las compañías eléctricas chilenas tienden a comercializar con una prima.

Rurelec también concreto una operación en energías renovables mediante la adquisición de una cartera de pequeños proyectos hidroeléctricos en Perú. Las plantas se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, algunas están en construcción, mientras que otras siguen siendo sólo planes, pero en total se da Rurelec el derecho a desarrollar alrededor de 300 MW por valor de energía hidroeléctrica del país. Una ventaja de estos pequeños  proyectos es que no requieren de enormes represas y así evitar las protestas y los retrasos que afectaron a proyectos de mayor envergadura. También pueden ser una buena manera de suministrar electricidad a lugares remotos que están lejos de la red eléctrica. Finalmente Rurelec también tiene una participación del 50% en una planta propulsada a gas de 136 MW en Argentina.

No me malinterpreten, estas acciones tienen un montón de riesgos. El precio de la acción ha caído 50% en los últimos meses. Pero creo que su estrategia de apuntar a los países más confiables para los negocios y con un déficit de energía es positivo para su desarrollo futuro.

James McKeigue

The New World

Sin comentarios para “Problemas energéticos de AmericaLatina”

Los comentarios se encuentran cerrados.