Los nuevos mejores amigos de Latinoamérica

Amigos Latino America Inversiones 29.07.2014

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

¿Qué tiene Vladimir Putin, Xi Jinping, y Shinzo Abe en común?
Bueno, todos son lo suficientemente viejos Los nuevos mejores amigos de Latinoaméricacomo para recordar los alunizajes.
Son también los líderes de algunos de los países más poderosos del mundo.


Y este mes, todos ellos acaban de terminar la realización de visitas estratégicas a América Latina.
Para los lectores del Nuevo Mundo estas visitas de los Presidentes de Rusia, China y Japón son un desarrollo positivo. Muestran que el resto del mundo está empezando a tomar en serio América Latina, lo que debería conducir a una mayor inversión en la región. Y eso es muy bueno para nosotros.

Echemos un vistazo a China primero.

 

El nuevo hogar para la inversión china

He estado en toda América Latina este año, y en todas partes que he ido he visto signos crecientes de inversión china. He estado sentado en la recepción, a la espera de entrevistar a los ministros o directores generales, y siempre ha estado una delegación china cerca.


Importantes lazos se han estado fortaleciendo entre China y América Latina en los últimos años, hasta el punto en el que China ha superado a los EE.UU. como el principal socio comercial de muchos países latinoamericanos, entre ellos Brasil.

La fuerza impulsora detrás de las exportaciones de América Latina a China son,  como era de esperar, las materias primas. El crecimiento económico de China se ha mantenido notablemente en altos niveles de inversión en activos fijos, tales como carreteras, aeropuertos y vivienda. Eso ha requerido enormes cantidades de cobre, el petróleo y el mineral de hierro, que América Latina tiene en abundancia.

El aumento de los niveles de vida y las  subsiguientes necesidades de alimentación,  también ha dado lugar a una mayor demanda de soja, una de las principales exportaciones de América Latina a China.

 

Mientras tanto, la década de la prosperidad de América Latina conformo un mercado cada vez más importante para los fabricantes chinos – especialmente cuando la crisis financiera golpeó la demanda en 2008 en el mundo desarrollado.

El aumento de los préstamos de inversión extranjera directa y del gobierno, forma parte de una tendencia amplia que China está concretando fuera de sus fronteras. Como era de esperar la mayoría de la IED china en América Latina se concentra en productos de la agricultura, la minería y la energía.

Pero, ¿son estos acontecimientos tan beneficiosos como parecen?

De China invade Latinoamericano TV

Por supuesto, hay una serie de preocupaciones legítimas sobre el aumento del comercio con China.

En primer lugar, el comercio no es equitativo, ya que América Latina tiene un déficit comercial de $ 10 mil millones con China. Y esta desigualdad es algo inherente a la relación comercial debido a que el grueso de las exportaciones latinoamericanas a China se compone de aceite, la soja, el mineral de hierro y cobre. A cambio, China vende Latinoamérica una canasta diversificada de productos manufacturados, lo que hace que sea menos vulnerable a una recesión en un solo sector.

Y luego está el elemento político. En Ecuador, me sorprendió ver a la gente viendo versiones dobladas de telenovelas chinas. Pero la creación de versiones en español de su televisión y sitios web controlados por el Estado es sólo una de las formas en que China está proyectando el poder blando en América Latina. En toda la región, también se han abierto 32 Institutos Confucio, instituciones públicas relacionadas con el gobierno chino.

 

Todo puede sonar bastante inofensivo, pero hay otros movimientos, como la decisión de financiar una alternativa al Canal de Panamá (estadounidense)  a un costo de $ 40 billones, y las ofertas de equipos militares, brindando  experiencia y formación a Colombia, Chile, México y Brasil, son mucho más significativos.

Pero sigo siendo muy optimista.

Es cierto que las exportaciones de América Latina a China son bastante concentrada, pero por lo menos el ascenso de China ha ayudado a la región a diversificar sus mercados de exportación fuera de la excesiva dependencia de Europa y los EE.UU..

Y no es que esto sea un secreto muy bien guardado. He hablado con los ministros del gobierno de la región acerca de estos temas y todos son muy conscientes que tienen que desarrollar otros sectores de la economía. Y para ser justos, en lugares como Chile, Perú y Colombia han estado tratando de hacer esto desde hace un tiempo.

En cuanto a las razones políticas, China no podría ser peor que los EE.UU., Reino Unido, España y Francia, quienes jugaron su parte en las guerras de financiamiento en la región durante los siglos.

¿Sera que Rusia y Japón buscarán emular creciente papel de China en la región?

Una oportunidad para recuperar las oportunidades perdidas

Desde el colapso de la URSS, la Federación de Rusia no ha prestado mucha atención a Latinoamérica. Pero ahora Putin está buscando modificar dicha situación. Acuerdos en materia de energía nuclear y el petróleo de esquisto se firmaron en Argentina y Putin canceló el 90% de la deuda histórica de Cuba con la Unión Soviética y se comprometió a invertir el resto en proyectos de infraestructura que tanto se necesitan en la isla.

Para Rusia, es una oportunidad para “recuperar las oportunidades perdidas”, dijo Putin al hablar en La Habana.

El viaje de Shinzo Abe está en curso, mientras escribo esto, de modo que no estamos seguros de qué ofertas se harán. Pero con el problema de Fukushima, está claro que Japón tendrá que confiar en un terreno de más combustibles fósiles para el mediano plazo. Sentado del otro lado del Pacífico, América Latina rica en materias primas parecería un socio comercial perfecto. Y al igual que China, Japón está ansioso por hacer un poco de dinero de las florecientes los programas de infraestructura de América Latina.

Entonces, ¿cuál es el beneficio para nosotros desde el punto de vista local de nuestra parte del mundo?


Bueno en un nivel, ayudan a impulsar los precios de los activos en la región.

 

Por ejemplo, estuve en Perú recientemente donde todas las conversaciones en el sector minero eran sobre el plan de consorcio chino de MMG para comprar la enorme mina de cobre Las Bambas de Glencore por US $ 6 billones.

 

En los últimos años, las minas de América Latina, la pesca, campos agrícolas, obras de petróleo han sido arrebatados en ofertas millonarias de las empresas chinas. Y hablé con un montón de empresarios que estaban tratando de crear proyectos de suficiente tamaño y escala para atraer a los compradores chinos ricos en efectivo.

He sido cauteloso acerca de la inversión en grandes cantidades sobre las materias primas, ya que los precios han estado cayendo. Pero las acciones de energía y de agricultura que he observado se beneficiarán de una mayor demanda de sus bienes.

El otro tema que debe beneficiar es la infraestructura de América Latina. Esta es una de mis historias favoritas de inversión y he detectado una gran cantidad de empresas que deberían beneficiarse de la gran cantidad de proyectos en formación en América Latina. Por ejemplo, China proporcionará $ 4.4bn para la construcción de dos nuevas centrales hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz y también para financiar parte de la construcción de la cuarta planta nuclear de Argentina.

Japón también tiene mucho interés en involucrarse ya que Shinzo Abe busca triplicar las ventas de las empresas japonesas con proyectos de infraestructura en el extranjero para el 2020. Todo esto debería significar clientes adicionales para las empresas locales de cemento y siderúrgicas que he punta en la región.

 

El hecho de que tres de los líderes más poderosos del mundo se están alineando para firmar contratos en América Latina debería decirnos algo. Después de más de una década de paz y prosperidad sin precedentes, la región se ha convertido en importancia mundial. Los países y las empresas de todo el mundo van a hacer inversiones serias en América Latina durante las décadas venideras.

Y para los lectores del Nuevo Mundo, llegar temprano, sólo puede ser una buena cosa.

Mi próximo informe vendrá de Santiago, Chile, como me estoy dirigiendo por ahí en busca de oportunidades de inversión en la economía más desarrollada de América Latina.

 

James McKeigue – Londres

The New World

Sin comentarios para “Los nuevos mejores amigos de Latinoamérica”

Los comentarios se encuentran cerrados.