Los beneficios de haber estado alejado de los gigantes corporativos de Brasil

Petrobras Inversiones 02 01.15

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

Nunca he sido un gran fan de la inversión en Brasil. Siempre pensé que no era el lugar adecuado para los pequeños inversores privados como nosotros.

Siempre he estado buscando inversiones en algunos de los mercados latinoamericanos más dinámicos y más pequeños – especialmente aquellos que conforman la Alianza del Pacífico. Y, al menos hasta ahora, siento que la postura se ha justificado en términos generales.

El principal índice de Brasil se ha reducido en un 20% históricamente. Por supuesto, eso no quiere decir que no haya buenas inversiones. Brasil es un lugar muy grande y estoy seguro de que mucha gente lograron ganancias durante los últimos años. Pero, en general, sentí que había lugares más emocionantes para invertir.

En general, siempre he sido escéptico sobre Brasil. Básicamente sobre sus dos campeones económicos, el productor de mineral de hierro Vale y la petrolera Petrobras.

Desde que predije mis ideas negativas, ambos colosos han perdido alrededor de dos tercios de su valor de mercado. De todos modos, creo que vale la pena echar un vistazo a lo que salió mal con los gigantes corporativos de Brasil.

 

Me encanta Brasil, pero…

No tengo nada en contra de Brasil.

En 2008, fui enviado a la capital del petróleo y gas del país, Río de Janeiro, para escribir un informe sobre enormes descubrimientos offshore de petróleo del país. Joven, libre y soltero en Río de Janeiro, viví uno de los tres mejores meses de mi vida. Brasil es un lugar hermoso, lleno de gente amable, que ha sido durante mucho tiempo una fuerza cultural y en los últimos diez años se ha empezado a convertir en una fuerza económica también.

Sin embargo, como cualquier país, Brasil tiene sus problemas. El crimen, la desigualdad y la corrupción, son pesadas mochilas para Brasil. De hecho, el último problema de Petrobras ha demostrado ser una verdadera pesadilla.

Pero el denominador común en la caída de Vale y Petrobras ha sido la participación del Estado.

El gobierno brasileño tiene una participación mayoritaria en ambas. Esto influye en el proceso de toma de decisiones. No necesariamente sirve lo que es mejor para los accionistas, sino que debe estar alineado al gobierno. Eso podría funcionar por un tiempo si se alinean los intereses de ambos. Pero con el tiempo que están obligados a divergir.

Por supuesto, allá por 2012, esta estructura de propiedad no parecía ser un problema. Ambas firmas viajaban en el tren de la bonanza y todo parecía estar bien. Sin embargo, incluso en ese entonces, surgieron algunas advertencias.
En 2011, fue reemplazado el exitoso CEO de Vale, al parecer porque se resistía a la idea del gobierno respecto a que la minera debía expandirse hacia el sector menos rentable, pero de mayor trabajo intensivo dentro de la industria. 

 

  En tanto, Petrobras también estaba tomando un montón de decisiones – como la venta de su petróleo a pérdida en el mercado interno – mostrando que estaba sirviendo a Brasil y no a sus accionistas.

Por eso, nuevamente en diciembre de 2012 advertí que dichas empresas no representaban buenas opciones. “Ambas fueron fundadas como campeones estatales y aunque tienen una limitada libertad, todavía reciben una importante influencia de” dirección “política. Y aunque estimo que son grandes motores de crecimiento para la economía brasileña, no creo que usted deba invertir en América Latina a través de acciones como éstas”.

La situación no es nada fácil

Por supuesto, la interferencia del Estado no es el único problema que afecta a estas empresas. Una enorme caída de los precios de las materias primas también ha jugado su parte. Pero el énfasis en el estado, significa que estas empresas han sido menos flexibles para reaccionar ante el nuevo escenario, sobre todo cuando se trata de reducir pérdidas de la empresa o la reducción de los costos laborales.

Por el momento, Dilma Rousseff tiene una carta económica salvadora, que no debe ser tomado a la ligera: el desempleo en Brasil está cerca de mínimos históricos. No sería nada favorable para Dilma, que algunos de los mayores empleadores del país iniciaran un despido de trabajadores.

La otra opción es dar marcha atrás en algunas locas inversiones de capital. Sin embargo, como he señalado antes, estas empresas también impulsar el crecimiento nacional.

LCA, una agencia de análisis de mercado con sede en São Paulo, estima que una reducción del 10% en los gastos de capital de Petrobras golpearía 0,5% en el PIB de Brasil. Dado que el crecimiento estimado es de 0,5% este año, esta es una consecuencia que Rousseff no puede permitirse. Y es por eso que los resultados de estas empresas tienen una peor performance que sus competidores privados. Por ejemplo, en el mundo de las mineras gigantes, Vale tiene un rendimiento inferior rivales como BHP Billiton y Rio Tinto en un 40% en los últimos tres años.

Y en cuanto a Petrobras, la situación es aún peor.

Intervenir en una gran empresa para impulsar el interés nacional puede no ser importante para los accionistas minoritarios pero es comprensible. Petrobras ha hecho un montón de cosas increíbles para Brasil.

Desde la década de 1950 tenazmente buscaba petróleo, cuando los conocimientos del sector privado eran negativos respecto a la existencia del oro negro. También impulsa constantemente la investigación y el desarrollo en el país. Visité su planta de investigación sobre el petróleo, CENPES, en el 2008 y me quedé impresionado al descubrir una guarida de científicos de bata blanca e invenciones futuristas. América Latina está por detrás de Occidente y Asia en el gasto de I + D, lo que los esfuerzos de Petrobras son una contribución importante.

Pero el problema es que la intervención del Estado en Petrobras no ha sido sólo un intento por impulsar Brasil. Actualmente una gran investigación de corrupción revela que los políticos explotaron su influencia en la empresa para hacer una serie de acuerdos corruptos. Se llegó a pagar de más por los contratos y activos por miles de millones de libras en sobornos, para ser entregado a figuras clave en el sector público y privado. Hasta el momento 12 senadores, 49 diputados federales y al menos un gobernador han sido acusados de estar involucrados en el escándalo de 2,5 mil millones libras y las investigaciones siguen surgiendo.

Cuándo comprar Petrobras

Por supuesto, la corrupción no se limita a las empresas con intervención del Estado. Lo que impera es un sistema que coadyuva a que así sucedan las cosas.
La gran pregunta para nosotros ahora es: ¿cuándo debemos invertir en Petrobras? Hemos admitido enormes problemas en la empresa que además lucha para que precio de sea atractivo para un inversionista contrario – especialmente si tenemos en cuenta los activos masivos que todavía tiene a su disposición.

Los analistas de JP Morgan creen que es demasiado pronto para saltar de nuevo a bordo de dicha acción. Ellos aconsejan esperar al menos hasta el 31 de enero 2015, cuando Petrobras dé a conocer su informe retrasado del tercer trimestre. Es un buen consejo. Mantengámonos atentos a Petrobras y a Vale. Con los nuevos datos sabremos a qué atenernos y cambiar nuestra opinión sobre los gigantes corporativos de Brasil.

James McKeigue

The New World  –  Diciembre, 2014

Sin comentarios para “Los beneficios de haber estado alejado de los gigantes corporativos de Brasil”

Los comentarios se encuentran cerrados.