Un Mundo sediento, se transforma en violento

Agua  Inversiones 27.02.15

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 Manifestantes furiosos llenaron las calles de Karachi la  semana pasada, obstruyeron las vías de circulación y plazas públicas hasta que la policíay las fuerzas represivas se vieron obligados a intervenir.

 

 Eso no es raro en Pakistán, es a menudo un lugar de violencia política y religiosa.
Pero las protestas de la semana pasada no tenían nada que ver con la libertad de expresión, las guerras de drones, o los estadounidenses. La protesta tenía que ver con el agua.

 

Al Khawaja Muhammad Asif, el Ministro de Defensa, Energía y Agua (sí, es un ministerio), advertía que la escasez crónica de agua del país podrían pronto ser incontrolable. La escasa asignación de agua disponible para cada paquistaní es un tercio de lo que era en 1950. A medida que la población del país se eleva, esa cantidad está cayendo rápidamente.

 

Docenas de otros países se enfrentan a situaciones similares no algún día, sino ahora. El cambio climático, el crecimiento demográfico y la creciente demanda de carne (cada vez es necesaria más agua para el ganado) los han impulsado a un estado de emergencia.

 

Millones de palabras se han escrito, y decenas de reuniones urgentes se han celebrado. Hace casi una década que advierto sobre estos temas. Lo cierto es que las cosas sólo han empeorado.
Las diversas calamidades físicas que se enfrenta el mundo son difíciles de separar, pero el incremento del hambre y la lucha por encontrar agua potable para millones de personas están claramente conectados. Cada problema fogonea a otros, en particular en el mundo en desarrollo, que siempre ha sentido el impacto más duro de catástrofes naturales. Sin embargo, la crisis del agua desafía incluso los más ricos entre nosotros.

 

California se encuentra ahora en su cuarto año de sequía, tambaleándose por su peor sequía en 1.200 años; los agricultores han vendido sus rebaños, y algunos han abandonado los cultivos.

 

 Las ciudades han comenzado el racionamiento de agua. Según la organización con sede en Londres, Wateraid, la escasez de agua es responsable de más muertes en Nigeria que Boko Haram; hay lugares en la India, donde los hospitales tienen problemas para encontrar el agua requerida para esterilizar instrumentos quirúrgicos.
En ninguna parte, sin embargo, la situación es más aguda que en Brasil, sobre todo para los veinte millones de habitantes de São Paulo. La situación social se agrava y el país se prepara para disturbios. “Hay un riesgo real de convulsión social”, advirtió José Galizia Tundisi, hidrólogo de la Academia Brasileña de Ciencias. En una conferencia de prensa la semana pasada. Dijo que los funcionarios no han actuado con la rapidez necesaria. “Las autoridades deben actuar de inmediato para evitar lo peor.” Pero la gente rara vez actúa hasta que la crisis está afectando directamente, y ese momento será demasiado tarde.

 

No es que en realidad estamos quedando sin agua, porque el agua no desaparece nunca técnicamente. Cuando sale un solo lugar, se va a otro lugar, y la cantidad de agua dulce en la tierra no ha cambiado significativamente durante millones de años. Pero el número de personas en el planeta ha crecido de manera exponencial; sólo en el siglo pasado, la población se ha triplicado, y el uso del agua ha aumentado seis veces.

 

Más que eso, hemos contaminado mucho de lo que sigue siendo de fácil acceso y el cambio climático ha hecho que sea mucho más difícil planificar para las inundaciones y las sequías.
El desarrollo es una parte del problema, tal como lo es con la contaminación causada por nuestro crecimiento industrial. El nivel de vida ha mejorado para centenares de millones de personas, y el ritmo de mejora se acelerará. Conforme crece la población más próspera, estilos de vida vegetarianos a menudo ceden a una dieta occidental, con todos los desastres que ello implica.

 

 Las nuevas clases medias, sobre todo en la India y China, come más proteínas que antes, por consiguiente, cada vez se requiere más consumo de agua. (En promedio, se necesitan cientos de galones de agua para producir una sola hamburguesa.)

 

Alimentar a un planeta con nueve mil millones de habitantes en 2050, requerirá al menos el cincuenta por ciento más de agua que la que usamos hoy en día. Es difícil determinar dónde surgirá el agua. La mitad del planeta ya vive en zonas urbanas, y ese número aumentará, incrementando la necesidad de agua limpia.


“Desafortunadamente, el mundo no ha tomado conciencia de la realidad de lo que nos vamos a enfrentar, en términos de crisis, respecto a la necesidad de agua”, afirmo Rajendra Pachauri, presidente del Panel Internacional sobre el Cambio Climático, en una conferencia sobre la seguridad del agua a principios de este mes. “Si nos fijamos en los productos agrícolas, si nos fijamos en proteína animal, cuya demanda está creciendo, eso es altamente intensivo para el agua. Al mismo tiempo, en el lado de la oferta, van a surgir varias limitaciones. En primer lugar, porque va a haber cambios profundos en el ciclo del agua debido al cambio climático”.    

 

Las inundaciones se volverán más comunes, y también serán las sequías, según la mayoría de las evaluaciones derivadas del calentamiento de la tierra. “Las proyecciones del siglo XXI llevan a pensar que las grandes sequias que hemos soportado parezcan un pintoresco paseo por el jardín del Edén,” dijo, recientemente, Jason Smerdon, científico del clima en Lamont-Doherty Earth Observatory de la Universidad de Columbia.

 

Al mismo tiempo, las exigencias para el crecimiento económico de la India y otras naciones en desarrollo aumentaran, necesariamente, la contaminación de ríos y lagos. Eso obligará a cavar más profundo que nunca antes para obtener agua.
Hay formas de reemplazar el petróleo, el gas y el carbón, aunque no lo vamos a hacer a menos que la necesidad económica lo exija.  Pero no hay ninguna innovación, ordenada y sintética, para reemplazar el agua. La conservación sería de gran ayuda, como también lo sería un uso más racional del riego de tierras agrícolas, que hoy consume el setenta por ciento de toda el agua dulce.

 

El resultado de la continua falta de acción es clara. Los expertos en desarrollo, que rara vez están de acuerdo en muchas cosas, coinciden en que la guerra del agua está en el horizonte.

 

 Esto no es nada nuevo para la humanidad. Después de todo, la palabra “rivales” (derivada del latín) tiene sus raíces en las batallas, rivalis, por “una toma de la misma corriente que otro.”

 

Sería agradable pensar que, con nuestro gran conocimiento de la física mundo, hemos ido más allá de las limitaciones de nuestros antepasados que se enfrentaron hace dos mil años. Pero la verdad es lo contrario; rivales nos quedan, y la evidencia sugiere que, hasta que empecemos a morir de sed, vamos a seguir así.

Michael Specter

Michael Specter ha sido escritor de The New Yorker desde 1998, y ha escrito con frecuencia sobre el SIDA, la tuberculosis y la malaria en el mundo en desarrollo, así como sobre la biotecnología agrícola, la gripe aviar, la disminución de los recursos de agua dulce del mundo, y la biología sintética.

http://www.newyorker.com/news/daily-comment/coming-water-wars

Nota relacionada:

http://elabcfinanciero.com/2015/02/la-escasez-de-agua-en-brasil-es-muy-grande-mala-senal-para-invertir/

Sin comentarios para “Un Mundo sediento, se transforma en violento”

Los comentarios se encuentran cerrados.