Mientras la economía se estanca en la Argentina, La Salada florece en Buenos Aires

La Salada Inversiones 30.07.15

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

Mientras Buenos Aires duerme, La Salada despierta. Alrededor de las 3 de la madrugada, los compradores están irrumpiendo en La Salada, a través de los estrechos pasillos del mercado informal más grande de América Latina, acarreando sacos abultados con cualquier cosa, desde ropa de marca falsa hasta DVD piratas.

“¡Sólo a 135 pesos!”, Exclama un satisfecho Rodrigo Vega mientras blande un par de jeans, explicando que el precio, alrededor de $ 15 al tipo de cambio oficial sobrevaluado, es por lo menos una quinta parte de lo que podrían costar un lujoso centro comercial argentina.

Para el Sr. Vega, al igual que muchos otros argentinos que luchan por sobrevivir con salarios minados por la inflación de dos dígitos y una economía estancada, valió la pena el viaje en autobús de siete horas desde el interior hasta llegar a La Salada, que tiene unos ingresos anuales de al menos $ 3 mil millones, según los organizadores. Otros vienen de lugares tan lejanos como Paraguay y Brasil para unirse a los cientos de miles que diariamente recorren el mercado hasta 40.000 puestos en los almacenes en las orillas de un río pútrido en las afueras de Buenos Aires.

Su popularidad explotó por primera vez durante el colapso económico del país en el inicio de este siglo. Los argentinos en busca de gangas fueron atraídos por precios bajísimos de textiles hechos en talleres locales. Pero La Salada está en auge, una vez más, su popularidad un marcador irónico a casi 13 años de gobierno presidencial de Cristina Fernández y su esposo fallecido, Néstor Kirchner, quien llegó al poder en 2003 después del default del 2001 de la Argentina y la posterior devaluación.

“Durante los malos tiempos, La Salada tambaleo, pero cuando las cosas se pusieron mejor [durante el auge de los commodities], la gente que se había acostumbrado a venir, siguió creciendo”, dijo Jorge Castillo, la cara pública de La Salada y el administrador de su mayor almacén. Él dice que el mercado vende al menos 20 millones de dólares de la mercancía en jornadas de puertas abiertas, con ventas anuales que rivaliza con las de todos los e-commerce Argentina de alrededor de $ 4.4bn.

“Ahora las cosas están mal de nuevo, pero la gente sigue comprando más y más en nuestro mercado, a pesar que muchos no pueden llegar a final de mes “, añadió el Sr. Castillo, quejándose de estancamiento de la economía de la Argentina.

Aunque Fernández de Kirchner afirmó durante un viaje de la semana pasada a Europa que menos del 5 por ciento de los argentinos vive en la pobreza (después que el gobierno dejó de publicar sus estadísticas de pobreza desde 2013), los grupos independientes estiman que más del 25 por ciento de la población había sido empujado bajo la línea de pobreza el año pasado, como consecuencia del incremento de los precios de hasta un 40 por ciento.

Como Fernández llega al final de su presidencia, con las elecciones previstas para octubre, se espera que produzcan una administración más favorable al mercado, ella defiende ferozmente su relato político. Es parte de un esfuerzo para mantener el apoyo de los pobres, en gran medida su base de poder, para mantener cierta influencia una vez que deje el cargo.

Aunque La Salada ha sido incluida en una lista negra por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (Office of the US Trade Representative) debido a sus productos falsificados – los logotipos de marcas como Adidas, Nike o Lacoste llamar la atención en todo momento – su popularidad ha sido protegida por la influencia del gobierno en razón de su política de intervención, que es la política normal en todo el país.

 

Los inversores esperan un cambio en Argentina

Los inversores esperan un cambio de tendencia económica en la Argentina después de las elecciones presidenciales de este año, pero las dudas han comenzado a surgir que el nuevo régimen representará un cambio real.

De hecho, el gobierno ha invitado a representantes de La Salada en misiones comerciales a países como Angola y Vietnam en un intento de exportar su modelo de negocio, que reduce los costos mediante la reducción de los intermediarios.

Todo comenzó en 1991 cuando un grupo de inmigrantes bolivianos estableció por primera vez puestos en La Salada para vender sus productos fabricados directamente a los consumidores. Los comerciantes locales estaban luchando para competir con las importaciones baratas en los primeros años de la presidencia de Carlos Menem, que había reducido las barreras comerciales y fijado el peso al dólar.

Poco después, el señor Castillo compró tierras en La Salada, llamada así porque antes era un espejo de agua salada que se había echado a perder por la contaminación industrial. Fue una inversión astuta que le permitió transformarse de un zapatero de poca monta en un poderoso magnate de negocios y jefe político local.

Castillo rechaza las acusaciones de evasión fiscal refiriéndose a las “sanguinarias” élites empresariales argentinas tradicionales que simplemente tienen miedo de perder sus jugosas ganancias. “Empresarios argentinos no saben cómo competir. Ellos no quieren pagar impuestos, quieren el crédito fácil, quieren dólares baratos. Quieren paraíso, para vivir como reyes “, dice.

Actualmente, el Sr. Castillo tiene en sus planes dar a las empresas estadounidenses una salida para su dinero también, planea abrir una versión de la feria en Miami.

Benedict Mander – Buenos Aires (FT)

http://www.ft.com/intl/cms/s/0/96b4e606-13af-11e5-aa7f-00144feabdc0.html#axzz3hNdbLYUp

 

Sin comentarios para “Mientras la economía se estanca en la Argentina, La Salada florece en Buenos Aires”

Los comentarios se encuentran cerrados.