¿Por qué necesitamos el dinero de China?

China -Britain 09.12.15

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

 

Como usted probablemente sabe, el presidente de China, Xi Jinping, concreto la primera visita de Estado a Gran Bretaña desde 2005.Y es justo decir que hemos extendió la alfombra roja.

 

La visita del canciller George Osborne a China ha sido precavida y económica. El mes pasado encabezó una delegación comercial a Beijing y se abstuvo de hablar acerca de los derechos humanos, y hasta se arriesgó a una controvertida visita a la región autónoma de Xinjiang.

La estrategia de Osborne es jugar con los chinos a su propio juego, y centrarse fundamentalmente sobre los beneficios económicos. Este tema es fundamental.

En el transcurso de la visita de Xi podemos esperar un aluvión de buenas noticias sobre estos temas.

De hecho, ya se están haciendo.

La ciudad de Londres ha sido elegida como centro de negocios denominados en renminbi.

La confirmación que China tomará una participación mayoritaria (33 %) de un nuevo generador nuclear de Hinkley Point en Somerset por 25 mil millones de libras   (empresa francesa respaldada por el Estado).

Considerando esta situación, me surgen tres preguntas:

 

1.            ¿Por qué necesitamos el dinero chino?

2.            ¿Qué pensamos obtener con una profundización de las relaciones?

3.            ¿Qué necesitan ellos de nosotros?

 

Analicemos cada una.

¿Por qué necesitamos el dinero chino?

Constantemente se dice que el mundo está inundado de capital. Las tasas de interés están en mínimos históricos. Conseguir un buen retorno de capital se ha vuelto extremadamente difícil.

Con este telón de fondo, Gran Bretaña, hogar de uno de los dos centros financieros más importantes del mundo, ¿realmente necesita del dinero de China (o de Francia para el caso)?

Si los proyectos son buenos, ¿no se podrían haber financiado de alguna otra manera?

Hay otra dimensión para esto (ver más abajo).

También está la cuestión de definir cuan deseable es la inversión extranjera.

Este tema se abordó en un blog reciente realizado por el economista estadounidense con sede en China, Michael Pettis:

“Para un país rico y desarrollado como Inglaterra (sic), la inversión interna casi siempre afecta negativamente el crecimiento (a menos que se trate de avances tecnológicos y de gestión)”, escribe.

¿La razón? El balance de pagos.

Si usted recibe un flujo de efectivo en la cuenta de capital (por ejemplo, la inversión nuclear de China), es necesario hacia afuera un flujo de efectivo en la cuenta corriente para equilibrar (por ejemplo, el valor de nuestras importaciones si excede a la de nuestras exportaciones).

Pettis continúa explicando en una de sus clases en la Universidad de Pekín:

“Todos están de acuerdo que es bueno para Inglaterra para conseguir mucha más inversión extranjera, y todo el mundo también está de acuerdo en que es malo para Inglaterra a tener un déficit comercial mucho más grande. ¿No saben que es lo mismo?”

 

¿Qué pensamos obtener con una profundización de las relaciones?

Por supuesto, hay una dimensión más amplia. El plan es claramente para que “Brina” (Britain-China) sea una calle de dos vías, el gobierno tiene la esperanza de un florecimiento de las relaciones comerciales mutuamente beneficiosas.

Pero, ¿quién obtiene qué de la relación?

Vamos a empezar con lo que esperamos conseguir.

En un nivel un tanto cínico, el gobierno puede ser capaz de profundizar los proyectos de infraestructura y al mismo tiempo reducir el déficit

Luego está la City, que llega a hacer dinero con la emisión y negociación de valores denominados en renminbi.

Aparte de esto, por lo que yo puedo ver, los beneficios son más de las posibilidades potenciales que de posibilidades concretas. Si estamos más abiertos a hacer negocios con China, dice la lógica, será bueno para las empresas británicas.

Como Ambrose Evans-Pritchard pone en el Telegraph:

Hay mucho que evolucionar para que China abandone su modelo de 30 años de industrias de chimeneas y cambie hacia una economía de servicios de ingresos medios que incremente la cadena de valor. Esta fase se adapta mejor a fuerzas británicas, aunque hay que ver si China está realmente dispuesta a abrir su interior a los bancos extranjeros, compañías de seguros y empresas de software.

La estrategia de Osborne puede funcionar. Vale la pena intentarlo. Pero no es seguro que se obtengan beneficios.

¿Qué necesitan ellos de nosotros?

¿Qué puede obtener Beijing del “Brina”?.

Estos beneficios son más fáciles de descubrir. Por un lado pone en actividad las vastas reservas que han acumulado por su modelo de crecimiento impulsado por las exportaciones.

No sólo a través de la financiación de proyectos como Hinkley Point, sino también asegurando el apoyo a instituciones como el Banco Asiático de Infraestructura Inversión, que también podría ser una vía para la exportación de capitales de China.

Gran Bretaña fue el primer país occidental que apoyo a la AIIb (para disgusto de Washington). Seguidamente otros países de la UE continuaron su ejemplo.

Los principales beneficios de China parecieran ser geopolíticos. Obtiene un amigo en Occidente, que (a pesar del referéndum) es también uno de los miembros más grandes de la UE.

Eso es un rápido recorrido por algunos de los beneficios.

¿Cuáles son los riesgos de Gran Bretaña? Bueno, es difícil ver cómo podemos tener una relación verdaderamente especial (si eso aún significa algo) con China y los EE.UU., al mismo tiempo.

Un riesgo es que nuestras dulces relaciones con China, puedan deteriorar las relaciones con los aliados existentes – y esto dado en un momento delicado, ya que estamos dedicados a una gran renegociación con Bruselas.

También me quedo con una duda persistente sobre si el abrazo de la Gran Bretaña de Osborne con Beijing, es algo extremo que anuncia un período de estancamiento chino.

Hay analistas que citan a Japón. Pero China no es Japón, aunque llegó a donde está por métodos similares, el crecimiento impulsado por la inversión y la dependencia de las exportaciones que llevaron a la necesidad de reequilibrio económico.

¿Estamos a punto de hacer amistad con el chico más fuerte de la escuela, justo antes de que nos dé una patada en la cabeza?

Ben Traynor – Editor

Daily Reckoning

Sin comentarios para “¿Por qué necesitamos el dinero de China?”

Los comentarios se encuentran cerrados.