¿Australia próxima a inmiscuirse en las guerras de divisas?

Guerra de Divisas Inversiones 28.03.2016

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

El precio del mineral de hierro ha aumentado un 50% en lo que va de año. El petróleo ha rebotado un 46% desde los mínimos de febrero, 28 $ el barril, hasta $ 41 actualmente. El cobre subió hasta un 16% desde enero. Todas buenas noticias para el dólar australiano.

Los crecientes precios de los commodities brindan efectivo para el tesoro de una economía basada en la riqueza de su oferta de recursos naturales. Y eso es bueno para la economía.

A su vez, los datos económicos favorables atraen la inversión de capital extranjero para los bonos de alto rendimiento de Australia. (Bonos australianos a dos años pagan un rendimiento en torno al 2% – en comparación con los rendimientos negativos en Europa y Japón.) La inversión en esos bonos significa la compra de dólares australianos.

Situación que ha ayudado a valorizar al dólar australiano frente al dólar de EE.UU en un 11% o 763 pips desde el 15 de enero.

Las noticias no son buenas para Mr. Stevens

Pero mientras que un fortalecimiento del dólar australiano es importante para los australianos que quieran ir de compras a Nueva York (donde van a obtener más por su dinero), es un dolor de cabeza para una persona llamada Glenn Stevens de Sydney.

Stevens es el gobernador del Banco de la Reserva de Australia, el banco central. Su trabajo es fijar las tasas de interés para optimizar la economía.

El Banco de la Reserva de Australia (RBA), tiene previsto anunciar su próxima decisión respecto de las tasas el 5 de abril, que van a estar muy influenciadas por las expectativas sobre el futuro, a posteriori de la reunión. (De hecho, Stevens tiene que hablar en el foro anual de la Comisión de Valores e Inversiones de Australia. Los mercados escucharán de cerca en busca de pistas sobre la futura política u otra “intervención verbal” diseñado para bajar el dólar australiano.)

El problema de Stevens es que cuando el dólar australiano se valoriza fuertemente en relación a otras monedas, es malo para las empresas australianas que exportan bienes y servicios a esos países. Y amenaza con desestabilizar la recuperación de Australia.

La gran pregunta es: después de esta gran valorización del dólar australiano, ¿el RBA va a disminuir las tasas de interés a corto plazo en un intento de evitar que se fortalezca aún más?

El tipo de cambio AUDUSD (dólar australiano frente al dólar de EE.UU) está siendo forzado a subir, tanto por el aumento de los precios de las materias primas (fortaleza para la economía) y las continuas guerras de divisas. La Reserva Federal de Estados Unidos bajando sus propias expectativas de tipos de interés.

Últimamente, se ha estado escuchando el término ‘guerra de divisas’. Y cada vez se va a escuchar más. Prestemos atención y habrá un buen dinero en esta situación.

Si está familiarizado con el trabajo de Jim Rickards, sabrá de qué se trata este tema de la guerra de divisas.

Jim, un colaborador habitual de Ágora Daily Reckoning, escribió el libro sobre el tema, Currency Wars , publicado en 2011.

Como esta influenciando la guerra de divisas

Jim nos explica lo que esta sucediendo:

“La Guerra de Divisas no siempre esta actuando. Pero cuando funciona, que puede durar 10-15 años. Y actualmente esta funcionando. Comenzo en el año 2010. Creo que va a durar hasta 2020, si el sistema no colapsa antes,… lo que podría suceder.

“La Guerra de Divisas ocurren cuando no hay suficiente crecimiento en el mundo y los países tienen demasiada deuda. ¿Por qué esta situación es importante? Las economías necesitan crecimiento para pagar la deuda. Sin crecimiento las naciones van a dejar de pagar la deuda. Y el sistema bancario podría destruirse. La economía también caerá en una depresión.

“Cuando se tiene demasiada deuda y no hay suficiente el crecimiento, la única manera de pagarlo es a través de la inflación. Las naciones lo logran abaratando su moneda. La deflación aumenta la carga de la deuda, por lo que prácticamente todos los países con altos niveles de deuda persiguen la inflación.

“En las guerras de divisas, las naciones intentan robar el crecimiento de las demás. En 2009, China tenía la moneda barata. Los EE.UU. se quejaban de la manipulación de la moneda por los chinos. Pero en 2011, el dólar de EE.UU. fue la moneda barata. Ben Bernanke dio un discurso en Tokio explicando que los EE.UU. era la mayor economía del mundo, por lo que el resto del mundo tuvo que dejar a los EE.UU. mantener un dólar barato para impulsar el crecimiento global.

“Pero en 2013, el yen japonés fue la moneda barata debido a que Japón puso en marcha una serie de esfuerzos para estimular la economía. El debilitamiento del yen fue una parte clave de esa estrategia. ¿Quién la sufrió? Europa. El euro se mantuvo fuerte. Sin embargo, Europa tuvo dos recesiones en cinco años.

“Finalmente, en 2014, Europa fue a tasas negativas. Esto fue seguido por la flexibilización cuantitativa a principios de 2015. Un euro más barato y dio lugar a que algunas economías de Europa como España e Irlanda recibieran un impulso económico. Pero, ¿quién sufría de un euro más débil? Los Estados Unidos.

“Una de las principales razones de nuestro débil crecimiento es debido a la fortaleza del dólar. Dos monedas no pueden devaluar una contra otra al mismo tiempo. Es matemáticamente imposible. Si una cae, la otra debe aumentar. Y viceversa. El dólar es fuerte actualmente. No va a durar para siempre, pero ahí es donde estamos hoy”.

Como ya he dicho, Jim Rickards es un especialista que empezó a escribir sobre estas cosas en 2011.

El economista jefe del Citigroup, Willem Buiter, cita en la CNBC la semana pasada: “No hay liderazgo en la economía mundial. Y no hay ninguna disposición que lleve a renunciar a los beneficios, a corto plazo, de la depreciación del tipo de cambio para empobrecer al vecino. La Guerra de divisas será la realidad de lo que veremos en los próximos años”.

Como debemos actuar en una Guerra de Divisas

Y si tiene razón, debería dar lugar a un montón de oportunidades para Tom Tragett y seguidores de su nuevo servicio, Alerta: Guerra de Divisas.

Tom también ha estado siguiendo este tema durante años. En mayo de 2013 explico:

“La pieza principal de las noticias [noche] desde nuestra perspectiva ha sido la intervención por parte del RBNZ (Banco de la Reserva de Nueva Zelanda) a vender su propia moneda el NZD.

“No me sorprende, para ser honesto, porque creo que el kiwi ha tenido una sobrevaluación muy importante desde hace un tiempo.

“Pero, francamente, estoy un poco sorprendido por el momento de la decisión de Graeme Wheeler, Gobernador del Banco de Nueva Zelanda, ayer, de intervenir casi al mismo tiempo de la decisión del RBA (Banco de la Reserva de Australia) de disminuir las tasas.

“También esta mañana el Ministro de Finanzas Sueco, Anders Borg,   ha expresado su preocupación por el nivel de la SEK (coronas suecas).

“Entonces, ¿Qué significado tenia las palabras del G20 de abstenerse de devaluaciones competitivas’?

“Vamos a ver… El Banco Central Europeo ha bajado las tasas de interés, claramente para detener la valuación de euro. El Banco de la Reserva de Australia ha hecho lo mismo.

“Todos sabemos lo que los japoneses están haciendo cuando se trata del yen. Ya hablamos del Banco de Nueva Zelanda uniéndose a la lucha por la venta del dólar neozelandés.

“Y ahora, también los suecos vienen expresando su preocupación por la fuerza del SEK.

“Sólo recordemos lo que sucedió en la década de 1930 con la guerra de divisas. No nos equivoquemos: Estamos en un momento semejante.

“Sólo tengamos en cuenta lo que está pasando y olvidemos las promesas, los votos y los llamados” compromisos “de los bancos centrales y otros organismos políticos de abstenerse de devaluaciones competitivas.

“Olvídese de la retórica, porque todo el mundo quiere un tipo de cambio a precios competitivos.

“Lo único que tiene que tener en cuenta es el papel que se está reproduciendo por los bancos centrales…”

Prestemos atención a Alerta: Guerra de Divisas, servicio que nos puede tener bien informados, prestemos atención a la advertencia de Tom.

Los bancos centrales no van a dar marcha atrás en esto. Necesitan que sus monedas puedan combatir la amenaza de la deflación, y van a dar la mayor lucha para intervenir en las tendencias de los mercados de divisas.

Frank Hemsley – Managing Editor

Profit Watch

 

Sin comentarios para “¿Australia próxima a inmiscuirse en las guerras de divisas?”

Los comentarios se encuentran cerrados.