Brexit : Guía definitiva para Negociar (Parte 1 de 3)



  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

Después de una campaña política caliente, los votantes en el Reino Unido decidieron por un estrecho margen, el 23 de junio, salir de la Unión Europea, lo que lleva a un cambio de gobierno. Ahora que un nuevo primer ministro ha asumido el control, la siguiente gran pregunta es: ¿De qué manera el Reino Unido y la UE negociaran su separación?

He pasado casi 20 años investigando, enseñando, escribiendo, asesorando a empresas y gobiernos sobre cómo negociar cuando las cosas parecen imposibles. En este artículo ofrezco un análisis del paisaje de negociación entre el Reino Unido y la UE, junto con consejos sobre cómo podrían navegar el proceso de manera más eficaz. Hasta ahora, ninguna de las partes me ha pedido asesoramiento.

Siguiendo mi estructura de análisis, examino los elementos importantes del proceso, los intereses y las cuestiones clave que deben negociarse, la influencia cada lado tiene, algunas de las barreras para llegar a un acuerdo, los posibles resultados, y las opciones estratégicas en ambos lados de la mesa.

CAPÍTULO UNO

¿Como se llego al Brexit?

El reloj sólo se inicia cuando el artículo 50 se invoca formalmente por el Reino Unido.

Es importante recordar que el referéndum británico no es legalmente vinculante: El gobierno del Reino Unido debe iniciar “Brexit” invocando el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea. Parece que hay un consenso emergente de que los parlamentarios respetarán los deseos de los votantes si se llama a votar sobre el asunto, a pesar de que la mayoría de los parlamentarios estaban en contra de salir de la UE. Por otra parte, Theresa May, el nuevo primer ministro del Reino Unido, ha dejado claro que “Brexit significa Brexit”, y que tiene la intención de supervisar el proceso.

Una vez que el artículo 50 se haya invocado, la UE y el Reino Unido tienen dos años para negociar un acuerdo de retirada y la nueva futura relación del Reino Unido con la UE. Cualquier acuerdo de ser aceptado por la UE requiere la aprobación de una “mayoría cualificada”, lo que significa que el 72% de los Estados miembros que representen al menos el 65% de la población de la UE, deben votar a favor del acuerdo.

Si se llega a un acuerdo, los tratados que rigen actualmente la relación entre la UE y el Reino Unido (como estado miembro) expirarán. Si no se alcanza un acuerdo, los tratados expirarán automáticamente luego de dos años a partir de cuando se invocó el Artículo 50.

Debido a que el reloj sólo se inicia cuando el artículo 50 se invoca formalmente por el Reino Unido, ha habido algunas discusiones sobre cuándo debe realizarse. Hay una opción de extender las negociaciones más allá del plazo de dos años, pero requiere el consentimiento de todos los países de la UE.

Otros dos puntos de proceso son dignos de mención. El primero es que muchos partidos de la UE están involucrados, y debido a que nunca un Estado miembro ha renunciado antes, a su vez se está negociando el proceso interno dentro de la mesa de la UE. Los grupos principales son el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea.

La segunda cuestión es más crucial. Si el acuerdo alcanzado entre la UE y el Reino Unido es suficientemente amplia en su alcance para ser considerado un “acuerdo mixto” – que sin duda será si las partes negocian no sólo el comercio, sino también cuestiones de seguridad y política exterior – entonces el acuerdo tendrán que ser ratificado por el parlamento de cada estado miembro, lo que significa que todos los países de la UE tendría la posibilidad de veto. Desde la perspectiva de la negociación, esto no sólo aumenta la cantidad de tiempo necesario para alcanzar un acuerdo global sino que también disminuye la probabilidad de un acuerdo.

CAPITULO DOS

¿Cuáles son los Temas Principales?

La UE se basa en la idea de un mercado único, caracterizado por cuatro libertades. Ellos son la libre circulación a través de fronteras, de los bienes, servicios, capitales y personas.

Hay tres consecuencias de esta disposición, que son de particular relevancia para los negociadores del Brexit: el libre comercio entre los estados miembros de la UE (piensa “impuestos libres”); empresas en los Estados miembros de acuerdo con las regulaciones de la UE; y los ciudadanos de cualquier estado miembro de ser capaz de moverse a otro estado miembro para vivir o trabajar allí. Todos estos eran factores importantes que conducen a la votación Brexit, y que son fundamentales para las negociaciones que tendrán lugar entre el Reino Unido y la Unión Europea.

El comercio y la inmigración. Dos de los temas más importantes son el comercio y la inmigración. Vale la pena considerar juntos ya que al hacerlo ayuda a poner de relieve un conflicto clave en las negociaciones. En pocas palabras, el Reino Unido quiere mantener la relación comercial con los miembros de la UE como en la actualidad (de libre comercio), pero significativamente cambiar las reglas en torno a la libre circulación de personas entre la UE y el Reino Unido. Aproximadamente la mitad de los inmigrantes en el Reino Unido proceden de la UE, y las encuestas llevadas a cabo en el período previo al referéndum sugieren que más del 50% de los que apoyaron Brexit considera la inmigración su mayor preocupación.

David Davis, que fue nombrado Secretario de Estado para la salida de la Unión Europea por PM May, cree que ambos objetivos son alcanzables: “El resultado ideal (y en mi opinión, lo más probable es que, después de mucho debate) se continúe con el acceso libre de impuestos. Una vez que las naciones europeas se den cuenta de que no vamos a ceder sobre el control de nuestras fronteras, ellos van a querer hablar, por su propio interés “.

Por desgracia, esto no es en absoluto cómo la UE ve el tema. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha dejado claro que para que el Reino Unido tenga acceso al mercado único “requiere la aceptación de las cuatro libertades de la UE – incluyendo la libertad de movimiento. No puede haber un mercado único a la carta “. Otros líderes de la UE han hecho declaraciones similares. ¿Cuánto margen de maniobra hay, y que tipo de concesiones podría hacerse en el comercio y la inmigración, queda por ver (y negociarlo).

El dinero pagado a la UE. El Reino Unido paga más para el presupuesto de la UE que lo que obtiene por las rebajas y otros ingresos a los sectores de la economía del Reino Unido. Defensores y partidarios argumentaron que el dinero ahorrado a través Brexit podría ser utilizado para otros objetivos (por ejemplo, para mejorar Servicio Nacional de Salud del Reino Unido). Aquí, vemos el mismo conflicto: Desde la perspectiva de la UE, si el Reino Unido desea seguir continuando con el acceso al mercado único, será obligado a pagar las cuotas.

Existe un claro precedente de esta postura. Noruega, que no es miembro de la UE, contribuye al presupuesto de la UE con el fin de tener acceso al mercado único. La cantidad precisa que el Reino Unido debería pagar tendrá que ser negociada.

Regulaciones. Los seguidores del Brexit se quejaron de regulaciones onerosas impuestas por la UE, incluidas las normas ambientales, normas de seguridad de productos y las condiciones mínimas de trabajo para los empleados. Aunque el Brexit pondría fin a las regulaciones impuestas por la Unión Europea, hay dos factores importantes a tener en cuenta. En primer lugar, muchos (tal vez la mayoría) de las regulaciones continuarán porque son similares o son importantes para el Reino Unido, incluso sin la imposición de laUE. El Reino Unido, por ejemplo, no eliminara la totalidad de la seguridad del productos o regulaciones ambientales después Brexit. En segundo lugar, la UE podría seguir imponiendo ciertas regulaciones después Brexit a cambio de acceso del Reino Unido al mercado único. Una vez más, esto es consistente con el precedente de Noruega, aunque los negociadores británicos querrán evitar la influencia reguladora de la UE.

La libre circulación de personas. Gran parte de la retórica de la campaña del Brexit tenía como objetivo detener la ola de inmigrantes de Europa, pero las barreras a la libre circulación de personas perjudicaría a ambos lados en la negociación. Millones de ciudadanos del Reino Unido viven y trabajan en Europa, e incluso los defensores más fuertes de Brexit quieren conservar sus derechos. El ex alcalde de Londres, Boris Johnson, una voz líder en el campo del Brexit que ahora ha sido nombrado ministro de Asuntos Exteriores, prometió en un artículo de opinión que escribió tras el referéndum: “Los británicos todavía serán capaces de ir a trabajar en la UE; vivir; viajar; estudiar; para comprar casas y para establecerse. A medida que el equivalente alemán de la CBI (Confederation of British Industry) , nos ha recordado con mucha sensatez, seguirá siendo libre el comercio, y el acceso al mercado único … .El único cambio – y no va a ser de un dia para el otro – es que el Reino Unido va a liberarse de un sistema inusual y poco transparente de la legislacion de la UE “.

El deseo de hacer frente a la ansiedad del pueblo británico es comprensible. Lo que es difícil de entender es cómo el ministro de Asuntos Exteriores tiene la intención de garantizar los derechos de los ciudadanos británicos a la libre circulación sin ofrecer derechos recíprocos a los ciudadanos de otros estados miembros de la UE (o, para el caso, sin ofrecer ninguna concesión en absoluto).

Servicios financieros. Una preocupación particular por el Reino Unido en estas negociaciones es el destino del sector de servicios financieros de Londres. Desempeña un papel enorme en la industria financiera de la UE, donde cuenta con un superávit comercial de casi £ 20 mil millones con el resto de Europa. ¿En qué medida el Reino Unido está dispuesto a ir (o se presionó para ir) a proteger el sector – o, dicho de otro modo, que cantidad la UE es capaz de extraer a cambio de concesiones a la City – es una pregunta abierta.

Deepak Malhotra

Deepak Malhotra is the Eli Goldston Professor of Business Administration at Harvard Business School and the author of Negotiating the Impossible.

https://hbr.org/2016/08/a-definitive-guide-to-the-brexit-

Sin comentarios para “Brexit : Guía definitiva para Negociar (Parte 1 de 3)”

Los comentarios se encuentran cerrados.