Brexit : Guía definitiva para Negociar (Parte 2 de 3)

Brexit Guia definitiva para negociar Inversiones Septiembre 2016

  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

 ¿Qué fortalezas tiene la UE?

Capitulo tres

¿Qué fortalezas tiene la UE?

Debido a que la UE necesita disuadir futuras salidas, cualquier amenaza de ofertas económicamente atractivas deben ser atendibles.

Hay cuatro fuentes importantes de apalancamiento o fortalezas para la UE.

La economía del comercio. Partidarios del Brexit han argumentado que el Reino Unido negocia desde una posición de fuerza, porque la UE exporta más al Reino Unido (alrededor de £ 290 billones) que las exportaciones del Reino Unido a la UE (alrededor de £ 220 billones).

El argumento es una evaluación errónea de la situación real de la influencia económica. La clave está en mirar más allá de los números absolutos y considerar el porcentaje de las exportaciones totales que representan para cada parte. Mientras que el Reino Unido exporta una cantidad nominal inferior a la de la UE, estas exportaciones representan alrededor del 44% de las exportaciones totales del Reino Unido. En contraste, las exportaciones al Reino Unido son sólo el 10% de las exportaciones totales de la UE. Con este concepto, “no comerciar” o dificultarlo es mucho peor para el Reino Unido que para la UE.

Esto no quiere decir que un buen arreglo para el Reino Unido sea imposible, pero basar la negociación en ese concepto dificulta llegar a buen puerto.

La necesidad de disuadir futuras salidas. Si los únicos jugadores en esta historia fueran el Reino Unido y una UE firmemente unidas, el Reino Unido tendría más espacio para exigir concesiones. Pero la UE no es monolítica. Una de las mayores preocupaciones de los negociadores de la UE será el riesgo de sentar un precedente costoso. Este acuerdo será seguido de cerca por los partidos nacionalistas en otros países. Si el Reino Unido es capaz de negociar términos que le dan una oferta mejor que la que tenía cuando era un Estado miembro, podría alentar a salidas adicionales, lo que podría poner en peligro la existencia misma de la UE.

Como consecuencia, puede haber varios acuerdos que la UE estaría tentada a aceptar por motivos puramente económicos pero que podrían incentivar a otras deserciones dentro de la UE. Debido a que la UE necesita para disuadir futuras salidas, las amenazas de salida, incluso de ofertas económicamente atractivas las vuelven creíbles. Esto le favorece al Reino Unido, aunque a costa de hacer que el “no hay trato” es lo más probable. Como Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, ha declarado: “No hay ninguna intención de asegurarse que el Reino Unido reciba un mal trato, pero está claro que no puede haber un mejor trato para UK que para los miembros de la UE. Por otra parte, la UE debe mirar hacia fuera para los intereses de sus miembros y defender sus principios fundamentales. El mercado único, por ejemplo, implica cuatro libertades (de capital, bienes, servicios, personas) y no tres, o tres y media”.

Demasiados jugadores con veto. Como se mencionó anteriormente, cualquier acuerdo final requerirá el acuerdo de una mayoría cualificada de los Estados miembros de la UE, o por unanimidad, en el caso de un acuerdo mixto. Potencialmente, esto da poder de veto para muchas pequeñas coaliciones de estados miembros – o para cada estado individual si hay un acuerdo mixto. Se estrecha la zona de posible acuerdo, pero también permite a la UE decir de manera creíble que el Reino Unido tendrá que hacer concesiones significativas para traer suficientes votos de la UE a bordo.

El peso de los precedentes. Aunque es un factor más pequeño que los enumerados anteriormente, la psicología o el peso de la situación está actualmente trabajando contra el Reino Unido. Todos los precedentes actuales – Noruega, Suiza, e incluso Canadá – están en una instancia de la reivindicación europea que no puede haber concesiones por un “reparto de amor”, y que no es posible conseguir el acceso al mercado europeo sin condiciones graves y contribuciones.

 

Capitulo cuatro

¿Qué fortalezas tiene el UK?

Varios de los países más influyentes de la UE son los que más dependen del comercio con el Reino Unido.

Negociadores del Reino Unido también tienen al menos cuatro fuentes de fortalezas, aunque no quiero dar a entender que esto significa que ambos lados tienen la misma influencia (como explico más adelante).

Impacto económico en la UE. Aunque menos de lo que el Reino Unido puede llegar a perder, la UE perdería económicamente en el caso de un acuerdo que sea negativo para el comercio (por ejemplo, aranceles elevados). Si bien esto podría no ser suficiente influencia por sí mismo, sí ayuda a hacer mella en el problema para el Reino Unido.

Influencia sobre los jugadores clave. Es importante tener en cuenta que los datos a nivel de la UE tienen considerable heterogeneidad dentro de las naciones de la UE con respecto a la balanza comercial con el Reino Unido. Cabe destacar que un número de los países más influyentes en la UE (como Alemania) son los que más dependen del comercio con el Reino Unido.

El cómo estas relaciones se gestionan y la forma en que se puedan utilizar para influir en las negociaciones del Brexit con la UE, serán consideraciones cruciales para el Reino Unido. No estoy de acuerdo con los que piensan que el apalancamiento del Reino Unido vis-à-vis Alemania es todo lo que importa, y que éste déficit comercial asegura una buena parte del Reino Unido y la UE – pero sin duda jugará un papel en las negociaciones.

Preocupaciones por la seguridad. Si las únicas cuestiones a considerar son el comercio y la inmigración, podría decirse que la UE está en una posición fuerte. Pero si el Reino Unido hace hincapié fuerte en que un mal acuerdo con la UE pondría en peligro la cooperación en otras materias (por ejemplo, la seguridad), podría ayudar a inclinar la balanza. Tal amenaza no debería ser creíbles: En mi opinión, dos siglos de historia del Reino Unido demuestran que cada vez que los británicos se han movido más lejos de Europa, con el tiempo han lamentado la decisión – y han tenido que volver cuando las cosas se complicaron en el continente.

Todo el mundo pierde cuando el Reino Unido y la UE se distancian en materia de seguridad. Sin embargo, hay razones por las que los europeos deberían tomar seriamente la amenaza a la cooperación estratégica. El referéndum reciente muestra una fuerte actitud de aislamiento en el Reino Unido, y la UE podría considerar el grado en que las relaciones pueden deteriorarse si la eventual oferta se percibe como un solo lado (o castigo) por el pueblo británico.

El momento de la aplicación del Artículo 50. El número de líderes europeos que se insta al Reino Unido a invocar el artículo 50, sin demora es larga y completa, incluyendo jefes de estado europeos, el presidente de la UE, el presidente de la Comisión Europea, y el presidente del Parlamento Europeo. Mientras tanto, los gobiernos del Reino Unido parecen no tener ninguna prisa para apretar el gatillo, sobre todo porque no parece haber ninguna estrategia de negociación actualmente en vigor.

Sólo el Reino Unido puede invocar el artículo 50. Cuando todo el mundo quiere algo que sólo uno puede ofrecer, tiene una fortaleza. Esto plantea la posibilidad de que el Reino Unido de acepte invocar el artículo 50 solamente a cambio de concesiones. Teniendo en cuenta el orden de los acontecimientos (artículo 50 será invocado al poner en marcha las negociaciones de fondo), las concesiones exigidas por la UE probablemente tendrían que centrarse en el proceso de negociaciones eventuales (horarios, secuenciación, etc.) o en un acuerdo sobre los principios eso sería enmarcar la negociación. Esto no quiere decir que el Reino Unido debe invocar el artículo 50 antes de que sea preparado, pero sí sugiere que puede haber un cierto margen para una negociación.

Existen riesgos para el uso de este punto de apoyo, sin embargo. Si la UE decide castigar los retrasos (o amenazas de retrasos) para la negociación, las cosas podrían escalar y ponerse difíciles. La UE tiene la opción de aplicar el Artículo 7 del Tratado de la Unión Europea, que quitaría los derechos de voto del Reino Unido en la UE sobre la premisa de que el Reino Unido ha cometido una “violación grave y persistente” (o está en “riesgo claro de una violación grave “) de los valores de la UE, tal como se especifica en el artículo 2. Todas estas argumentaciones, legales, por ambas partes, llevan a una escalada del conflicto. Ambas partes podrían entrar en una espiral de controversias insalubres y poco razonables de ojo por ojo.

 

Capitulo cinco

Una barrera clave: Falsas promesas

La UE podría llegar a la conclusión que, dado que cualquier proposición de acuerdo va a ser insuficiente para las promesas extremas hechas en el Reino Unido, no sería válido dar concesiones especiales. El gobierno del Reino Unido tendrá que encontrar una manera de vender un acuerdo menor, o terminar sin ningún arreglo.

Desde una perspectiva de fuerzas, puede ser un factor de doble filo. Los defensores, en su entusiasmo por Brexit, parecen haber prometido más de lo que pueden obtener. Y, en muchos casos, parece que han dado poca consideración a los hechos, datos o estadísticas. Para citar algunos ejemplos, la cantidad de dinero que va a la UE fue exagerada; la capacidad de limitar las contribuciones UE luego del Brexit, también fue exagerada; Se distorsionó el impacto de los inmigrantes en la economía; la capacidad de controlar la inmigración después de un acuerdo fue inflado; y el beneficio que obtendría el Servicio Nacional de Salud por el Brexit era tan imprecisa que se eliminó dicha promesa, el día después de la votación Brexit.

Casi nada de lo prometido es realmente posible – especialmente teniendo en cuenta la influencia de la UE y otras limitaciones – que significa que el gobierno del Reino Unido tendrá que encontrar una manera de proponer un arreglo menor, o terminar sin solucionar el problema.

Pero recuerde: Las restricciones pueden ser una fuente de fortalecimiento. Los negociadores del Reino Unido podrían ser capaces de argumentar de forma creíble que posiblemente no pueda retroceder y convencer a sus seguidores de una cantidad significativamente menor de lo prometido en la víspera del referéndum. En otras palabras, la UE tendrá que hacer más concesiones para evitar que fracase cualquier acuerdo.

Pero la situación es un arma de doble filo: La UE podría llegar a la conclusión que, dado las exageradas promesas hechas en el Reino Unido, no es digno de dar concesiones especiales en absoluto.

Capitulo seis

Dos posibilidades estratégicas para UK

¿Podrían las diferentes partes del Reino Unido (Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte) cada una negociar una relación diferente con la UE? Y en consecuencia, el Reino Unido abandonar la unión aduanera de la UE.

  El problema de Escocia. Si bien la mayoría de los votantes en el Reino Unido votó para salir de la UE, una mayoría de los votantes de Escocia votó a permanecer. Este es un problema para el gobierno en Inglaterra, que vive bajo una amenaza latente y constante de la posibilidad de que Escocia podría votar para abandonar el Reino Unido. Un referéndum en 2014 dio lugar a una mayoría de los votantes escoceses eligieron quedarse en el Reino Unido, pero un segundo referéndum se está discutiendo, con resultado abierto.

Mientras que Escocia no pueda vetar legalmente la salida del Reino Unido de la UE, puede ejercer influencia sobre la Primer Ministra May, que se enfrenta a la delicada tarea de tratar de mantener el Reino Unido juntos. Cuando se trata de negociaciones sobre el Brexit, Nicola Sturgeon, primer ministro de Escocia, ha dejado claro que quiere garantizar “Escocia está jugando un papel muy completo… incluyendo el tener la capacidad de presentar opciones para que Escocia pueda respetar la forma en que Escocia votó.” con este fin, se ha sugerido la posibilidad de que las diferentes partes del Reino Unido (Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte) podrían negociar cada uno una relación diferente con la UE.

Los líderes de Gales, Irlanda del Norte, Escocia recientemente han llamado a cada uno de sus parlamentos descentralizados para que se les permita votar en cualquier acuerdo sobre el Brexit. Incluso si no sale nada de esto legalmente, la amenaza de una ruptura sobre Brexit crea un problema para los negociadores del Reino Unido y limita aún más el conjunto de ofertas que se puedan recibir. La gestión de estas relaciones obliga a ser la primera orden del día para el Reino Unido.

Para dejar la unión aduanera de la UE. Para que el Reino Unido para negociar sus propios acuerdos comerciales con países fuera de la UE, tiene que salir de la unión aduanera de la UE, que obliga a todos los miembros a aceptar las mismas reglas cuando se trata de productos comerciales (aunque no los servicios) con foráneos. (Más información sobre la diferencia entre una unión aduanera y un área de libre comercio aquí.)

Aunque pueda parecer obvio que Brexit implicaría salir de la unión aduanera, los dos no van de la mano. Turquía, por ejemplo, es parte de la unión aduanera de la UE sin ser parte de la UE. Al salir de la unión aduanera haría más difícil y más costoso para el Reino Unido exportar mercancías a la UE, en especial para las mercancías que se hacen parcialmente fuera del Reino Unido.

Otro problema es que salir de la unión aduanera plantearía serias preocupaciones en algunas partes del Reino Unido que ya están en contra de Brexit – más notablemente Irlanda del Norte, tendría que erigir un barreras aduaneras en la frontera con Irlanda, algo que a pocos le gustaría ver. La cuestión debe decidirse pronto, y actualmente está siendo objeto de debate. Algunos partidarios del Brexit parecen confiar en que la libertad para negociar acuerdos comerciales tiene que ver con los costos, mientras que otros no están tan convencidos.

Queda por ver qué tan bien el Reino Unido puede negociar acuerdos comerciales fuera de la UE. Por un lado, será capaz de negociar sin las limitaciones impuestas por las exigencias de otros países de la UE; por otro lado, la economía del Reino Unido es mucho menor que el de la UE, por lo que tiene menos que ofrecer (es decir, menos fortalezas) en estas negociaciones.

Deepak Malhotra

Deepak Malhotra is the Eli Goldston Professor of Business Administration at Harvard Business School and the author of Negotiating the Impossible.

https://hbr.org/2016/08/a-definitive-guide-to-the-brexit-

 

Sin comentarios para “Brexit : Guía definitiva para Negociar (Parte 2 de 3)”

Los comentarios se encuentran cerrados.