Brexit: Guía definitiva para Negociar (Parte 3 de 3 – Final)



  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

¿Cuáles son los resultados posibles?

Las posibilidades son muchas, desde el modelo de Noruega hasta un acuerdo único del Reino Unido con la posibilidad de que el Brexit no suceda en absoluto.

Capitulo Séptimo

Hay un número infinito de posibles resultados en una negociación como ésta, pero es útil tener en cuenta algunas posibilidades más factibles.

No hay trato = normas de la OMC. Si no se llega a un acuerdo dentro de dos años y los tratados de la UE expiran, el no cumplimiento llevaría al Reino Unido y la UE a acordar con las normas de la Organización Mundial del Comercio. En particular, estas normas sólo cubren el comercio, y no los otros muchos problemas que las dos partes tienen que negociar. Las trabas (es decir, el costo) de conciliar con la OMC son las barreras al comercio, como los aranceles, que antes no existían, perjudicando a ambos lados, pero sobre todo el Reino Unido.

El modelo de Noruega. Existe un modelo para los países europeos que no desean adherirse a la UE, pero si quieren tener acceso al mercado único. Noruega tiene acceso al mercado a través de la Zona Económica Europea. A cambio, Noruega está de acuerdo con muchas condiciones, incluyendo la libre circulación de personas, a la mayoría de las regulaciones de la UE, y a las contribuciones financieras hacia la UE.

En otras palabras, utilizando el modelo de Noruega el Reino Unido aceptaría más o menos las mismas condiciones que las anteriores al Brexit pero con un costo adicional: perder la posibilidad de voto en los pasillos del poder de la UE.

El modelo Noruega sí permite un margen de maniobra para optar por ciertas políticas de la UE. La pregunta sería cuánto margen de maniobra se le permitiría el Reino Unido.

Otros modelos nacionales. Otros modelos a seguir incluyen los utilizados por Suiza y Canadá. Suiza, en vez de negociar un tratado con la Unión Europea, ha negociado relaciones separadas con cada estado miembro (utilizando más de 100 tratados bilaterales ensamblados juntos durante décadas). Los suizos también están sujetos a algunas políticas de la UE y contribuyen a la UE, pero no en mismo grado que Noruega. Canadá tiene una relación aún más remota con la UE. Incluye los acuerdos comerciales, y si bien permite ciertas particularidades y excepciones, viene con sus propias limitaciones.

Ninguno de estos modelos son ideales para el Reino Unido, y ambos tomarían más tiempo para estructurar y poner en práctica que un acuerdo al estilo de Noruega, de todos modos, los negociadores deberían examinar estas opciones con cuidado. Pueden encontrar precedentes que puedan apuntar a que permitir legitimar algunas de las concesiones que necesitan.

Un acuerdo exclusivo Reino Unido. Un acuerdo especial es lo que el gobierno del Reino Unido quiere, pero sería imprudente pensar que cualquier acuerdo con Reino Unido ignorará precedentes o permitir a Londres ventajas sin concesiones significativas en otras áreas.

Un acuerdo parcial. Cualquier extensión de las negociaciones más allá del período de tiempo de dos años requerirá el consentimiento unánime de los 27 países de la UE restantes. Debido a las divisiones y desacuerdos que es probable que surjan durante los dos años. Uno o más países soportarían presión interna para votar en contra de una extensión – o utilizar la amenaza de un veto en caso de exigencias de concesiones excesivas. Los negociadores Reino Unido y UE deberían ser prudentes y concluir, llegado el caso, un acuerdo más amplio antes que la votación de las conversaciones se extiendan. Aunque existen costos para la negociación de un acuerdo por partes (por ejemplo, el comercio parcial de temas es difícil), sería prudente pensar cuidadosamente cómo particionar el conjunto completo de temas cruciales y definirlos antes del riesgo de la presión de los plazos.

Capitulo octavo

¿Quién tiene la influencia más grande?

Un escenario de “ningún acuerdo” todavía es posible.

Analíticamente hablando, esta es una pregunta con trampa. Por un lado, cuando nos fijamos en las alternativas a llegar a un acuerdo, parece que la UE tiene significativamente más influencia que el Reino Unido porque es más grande económicamente y porque efectivamente puede amenazar con vetar cualquier acuerdo que haría que la opción de salida sea atractiva a otros estados miembros.

El verdadero problema, sin embargo, es que cuando se piensa en los intereses y limitaciones de ambos lados, se hace difícil imaginar cualquier acuerdo que todas las partes puedan aceptar – a no ser que los negociadores del Reino Unido sean capaces de volver a sus constituyentes y vender un acuerdo que cae muy por debajo de lo prometido inicialmente. Esto tiene algunas implicaciones:

Un escenario de “ningún acuerdo” es muy posible.

La posibilidad de un acuerdo, requerirá tremenda creatividad, con la sensibilidad a las necesidades de la otra parte. Ambas partes tendrán que hacer tantas concesiones como les sea posible. El Reino Unido tendrá que pedir lo que quiere de una manera que permita a la UE a hacer concesiones sin establecer precedentes peligrosos. La UE tendrá que hacer concesiones simbólicas que permitan a los negociadores del Reino Unido vender el acuerdo internamente a una audiencia potencialmente decepcionada. Un acuerdo con el Reino Unido especial es posible, pero es poco probable que satisfaga las aspiraciones de los votantes partidarios del Brexit.

Teniendo en cuenta el hecho de que un “no hay trato” es posible y que de todos modos un acuerdo podría decepcionar a los votantes del Reino Unido, ¿no sería un camino para revertir Brexit? Puede llegar un momento en que el único resultado aceptable para todas las partes sea no considerar al Brexit. Los negociadores de la UE, obviamente, estarían felices. PM May podría decir que ella lo intentó pero que las condiciones de la UE no eran aceptables. Los partidarios de la salida del Gobierno aceptarían en protesta,… o ganar en popularidad por oponerse al resultado.

Capitulo noveno

Conclusión

Negociadores inteligentes saben que el objetivo no es “ganar”, sino lograr sus objetivos.

Al escribir este análisis, he hecho todo lo posible para no tomar partido, ni hacer predicciones innecesarias. Esto es en parte porque existen limitaciones para hacer un análisis verdaderamente completo o definitivo en una situación en la que todos los hechos no son del dominio público. También se debe a que hay muchos caminos hacia adelante y los resultados serán determinados por la forma en que cada lado juegue la mano.

El peor error que uno y otro lado podría hacer en este momento es tomar medidas unilaterales agresivas para mejorar su posición de negociación, sin tener en cuenta la forma en que esto podría asumirse negativamente del otro lado. Mientras que los líderes de la UE aparentemente han descartado cualquier negociación, antes que el artículo 50 se invoque, se me hace difícil creer que no existan conversaciones en marcha. (Y si no las hay, debería haber.) Incluso si no se analizan los aspectos sustantivos de la negociación, estas conversaciones son oportunidades para dar forma a las expectativas, coordinar el proceso, establecer una relación y crear confianza antes de que se divulgue a los medios.  Estos primeros movimientos podrían pagar grandes dividendos cuando la toma de oferta sustantiva se inicie – o revelar la necesidad de revisar las opciones actualmente impopulares (por ejemplo, revirtiendo Brexit).

Mientras escribo acerca de Negotiating the Impossible, recuerdo una lección que podemos aprender de algunos de los peores conflictos y bloqueos en la historia, es que incluso las situaciones aparentemente imposibles se pueden manejar bien si los negociadores se mantienen fríos, preparan de forma sistemática estrategias con detalle de todos los factores pertinentes, tiene empatía por las necesidades y limitaciones de la otra parte, y entiende que el objetivo no es “ganar”, sino lograr sus objetivos.

Deepak Malhotra

Deepak Malhotra is the Eli Goldston Professor of Business Administration at Harvard Business School and the author of Negotiating the Impossible.

https://hbr.org/2016/08/a-definitive-guide-to-the-brexit-

Sin comentarios para “Brexit: Guía definitiva para Negociar (Parte 3 de 3 – Final)”

Los comentarios se encuentran cerrados.