Expectativas Acerca de la Cumbre Trump-Xi : Esto es lo que ambos lados quieren



  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

Estas son las prioridades que ambas partes deben estar preparadas para abordar.

SINGAPUR – Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping celebrarán su primera reunión cara a cara los jueves y viernes en Mar-a-Lago, el club de golf junto al mar de Trump en Florida. Esto es incuestionablemente una buena cosa , siempre que los líderes de estas dos grandes potencias mundiales se encuentran en persona, envían señales tranquilizadoras a un mundo nervioso. En este caso, las incertidumbres y el nerviosismo han sido particularmente pronunciados en toda la región de Asia y el Pacífico, tanto en los países como en los mercados mundiales desde la elección de Trump. Las apuestas son altas, pero también lo es la oportunidad de estabilizar las relaciones y establecer un tono positivo para futuras interacciones.

Esta será la primera gran prueba de Trump en la diplomacia de las grandes potencias. No lo ha hecho muy bien en tranquilizar a los líderes europeos, aunque sus reuniones con el primer ministro japonés Shinzo Abe fueron mucho mejor. La manera de como Trump maneje sus reuniones con Xi, también puede proporcionar algunos indicios de cómo tratará, a su debido tiempo, al presidente ruso Vladimir Putin.

Xi y la parte china llegarán a la cumbre extremadamente bien preparados sobre una amplia gama de cuestiones complejas que enfrentan los dos gobiernos. La pregunta es: ¿qué tan bien preparado estará el nuevo presidente norteamericano? China tomará la medida de Trump: ¿Qué tan sincero es él? ¿Se puede confiar en él? ¿Entiende la complejidad de las cuestiones? ¿Reconoce y respeta genuinamente los “intereses fundamentales” de China? ¿Trump otorgará Xi respeto simbólico apropiado? ¿Qué está dispuesto a dar Trump con el fin de conseguir lo que quiere de Pekín? De hecho, ¿qué quiere él de China? El lado chino estará escuchando atentamente las palabras de Trump, y le incumbirá a él proporcionar estas garantías.

En el lado americano, es probable que Trump tenga un enfoque miope en tres temas: la economía estadounidense, Corea del Norte y la guerra contra el llamado Estado Islámico, en ese orden. Otras cuestiones son tangenciales para Trump. Si Xi es sabio (y lo es), anticipará estas prioridades y traerá consigo gestos significativos en cada caso.

Pensando en lo que sucedió con Abe – visitó Mar-a-Lago en febrero y prometió 50.000 millones de dólares en inversión en infraestructura para crear 50.000 empleos en Estados Unidos – , Xi debería traer un paquete de grandes inversiones para reconstruir la infraestructura estadounidense y la economía industrial. También debería estar preparado para proporcionar nuevas y concretas medidas para controlar las armas nucleares y los programas de misiles balísticos de Corea del Norte. Ligeras precisiones de Pekín sobre esta cuestión no serán suficientes y conllevaran el potencial real de malquistar a Trump, lo que podría tener un impacto colateral negativo sobre otros temas de la agenda bilateral. Ya es hora de que China asuma compromisos y tome acciones concretas para controlar el comportamiento desestabilizador y peligroso de Kim 3.0 (el líder norcoreano Kim Jong-un). Y Beijing también podría  contribuir tangiblemente a derribar ISIS y ayudar a estabilizar el Medio Oriente.

Si Xi anticipa estas “preguntas” y viene preparado para abordar concretamente las tres – cada una de ellas también está en los propios intereses nacionales de China – entonces Trump verá a China como un amigo en lugar de un enemigo (y Trump es propenso a tales juicios simplistas). Xi también haría bien en ofrecer algunas medidas concretas para hacer frente a los crecientes obstáculos y la discriminación que las empresas multinacionales estadounidenses y extranjeras han encontrado en China en los últimos años.

Xi debe traer un paquete de grandes inversiones para reconstruir la infraestructura estadounidense y la economía industrial.

Por parte de China, Trump ya ha proporcionado tres cosas que anhela: la reafirmación de la política de Una China, no medidas económicas punitivas unilaterales y el “rostro” simbólico concedido a Xi como líder mundial.

Pero, para estar seguro, China quiere más … mucho más. Beijing quiere detener un paquete pendiente de ventas de armas grandes a Taiwán. Quiere una cancelación del despliegue a Corea del Sur del sistema de defensa de área de alta altitud. Desea el fin de las patrullas navales americanas cerca de la costa china y sus islas ocupadas en el Mar de China Meridional y el fin de los vuelos de reconocimiento aéreos estadounidenses a lo largo de su costa. Quiere que los Estados Unidos no cuestionen sus reclamaciones en el Mar de China Meridional. Quiere un fin a lo que percibe como los esfuerzos estadounidenses para subvertir el régimen chino. Quiere neutralidad de Estados Unidos sobre los alegatos conflictivos de China con Japón en el Mar Oriental de China. Quiere que Washington evite al Dalai Lama. Y quiere relajar sustancialmente los controles de las inversiones chinas en los Estados Unidos, así como las transferencias de tecnología de las empresas estadounidenses a China.

Es muy poco probable que Xi obtenga estas concesiones de Trump – pero los observadores de la cumbre deben estar en busca de compensaciones, quid pro quos o “grandes gangas” sobre estas cuestiones. Una reunión cumbre seguramente no resolverá la larga lista de asuntos contenciosos que dividen a las dos partes, pero se espera que se logre algún progreso.

David Shambaugh

Visiting Professor, Nanyang Technological University Singapore – En licencia de la Universidad George Washington en Washington, DC

04/04/17

http://www.huffingtonpost.com/entry/xi-trump-summit-china

Sin comentarios para “Expectativas Acerca de la Cumbre Trump-Xi : Esto es lo que ambos lados quieren”

Los comentarios se encuentran cerrados.