Cómo Xi y Trump pueden hacer un verdadero progreso en Corea del Norte



  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

Los presidentes Xi y Trump tienen varias cosas en común: ambas profesiones derivadas de sus padres les dieron ventajas naturales. (El padre de Xi Jinping, el héroe revolucionario Xi Zhongxun, ayudó a construir el Partido Comunista de China, Donald Trump heredó una fortuna y un negocio inmobiliario de su padre, Fred.)

 

Xi y Trump perciben el mundo en términos de suma cero. Y ambos favorecen la coerción sobre el consenso.

Pero, en la mayoría de los aspectos, Trump golpeó el liderazgo chino como una rareza, y, tan pronto como se convirtió en presidente, los líderes chinos comenzaron a leer sus libros en busca de pistas para su pensamiento. De “The Art of the Deal” concluyeron, entre otras cosas, que las demandas teatrales de Trump son sólo un instrumento de negociación. El enfoque de Trump, según Cheng Li, de la Brookings Institution, que investiga la política de las élites chinas, era claro: “Debes poner algunas de tus demandas escandalosamente altas, para que nunca seas un perdedor”.

La lectura de los líderes chinos dio sus frutos. Cuando Trump y Xi se reunieron por primera vez, en Mar-a-Lago, en mayo, Xi estaba advertido de las bravatas de Trump, incluida su revelación, durante el postre, de que Estados Unidos estaba a punto de disparar misiles contra Siria. Xi logró manejar Trump. Trump no hizo ninguna mención de aranceles o guerra comercial; Él proclamó “una gran química-no es imprescindible, pero es importante” y saludó a Xi como un “hombre muy bueno” con una “esposa increíblemente talentosa.” Trump, como muchos, había mirado a la genial media sonrisa de Xi y sucumbió a la mala interpretación de que ellos estaban de acuerdo. Un editor chino en Pekín me dijo una vez, de Xi, “Él es redondo en el exterior y cuadrado en el interior; parece flexible, pero por dentro es muy duro”.

Xi, por su parte, no se molestó en retribuir la efusión de emoción de Trump. Aunque Trump afirmó que tendría éxito en persuadir a Xi de ahogar el comercio de Corea del Norte, como una forma de frenar su programa nuclear. (Trump twitteó, “Tengo gran confianza en que China acodara con Corea del Norte.”) Un ministro de Asuntos Exteriores árabe que visitó Pekín poco después del viaje me dijo en privado que, dada la campaña de Trump de que China “violaba” a los Estados Unidos , los funcionarios chinos estuvieron muy contentos de haberle apaciguado en su propio club de campo.

Como era de esperar, el romance unidireccional resultó frágil. La semana pasada, después de que Trump se diera cuenta de que Xi no iba a presionar a Pyongyang, la Casa Blanca anunció sanciones contra entidades chinas acusadas de ayudar a los programas de armas de Corea del Norte. La Administración también anunció una venta de armas por un valor de 1.400 millones de dólares a Taiwán, trasladó los buques de Estados Unidos a aguas disputadas en el Mar de China Meridional y actualizo las amenazas sobre aranceles y una guerra comercial. En una llamada telefónica compleja con Trump, Xi se quejó de estos movimientos como “factores negativos”.

Desde entonces las cosas empeoraron. El 4 de julio, el líder norcoreano Kim Jong-un dirigió personalmente el lanzamiento de prueba del primer misil balístico intercontinental del país. Kim cruzó desafiante una línea roja de facto que Trump había dibujado en enero, cuando él dijo que tal prueba “no sucederá.” Para la mayoría de los presidentes, el fracaso público de un pilar central de la política exterior sería humillante, pero Trump está desconectado de los detalles de la diplomacia, y dirigió su frustración, a través de Twitter, hacia China: “¡Nos esforzamos para que China trabajara con nosotros… pero tuvimos que darle una oportunidad!”

Ahora los Estados Unidos y China pueden, en teoría, iniciar el verdadero trabajo de forjar una respuesta a la crisis coreana. John Delury, un experto en Corea del Norte de la Universidad de Yonsei, en Seúl, me dijo: “Desafortunadamente, los lazos de Xi con Kim Jong-un son tenues, y por lo tanto, Beijing no es muy útil para conducir a Pyongyang o facilitar la diplomacia. Trump, por su parte, parece estar dándose cuenta que la idea de que China pueda resolver el problema de Corea del Norte para él, esta lejos, lo cual es una marca de progreso en su curva de aprendizaje”.

En la reunión del G-20 en Hamburgo esta semana, la atención mundial se centrará principalmente en la reunión de Trump con Vladimir Putin. Pero la reunión de Trump con Xi tendrá una relevancia más inmediata al tratar con la crisis de Corea. En un artículo publicado el jueves en el Washington Post, Jake Sullivan y Víctor Cha, asesores de política exterior de las administraciones de Obama y Bush, respectivamente, propusieron un nuevo enfoque para que China se comprometiera en congelar las pruebas de misiles de Corea del Norte. En vez de amenazar a Corea del Norte con cortar el comercio, proponen, compensarla para que corte las pruebas de misiles. “El comercio básico serían los desembolsos chinos a Pyongyang, así como las garantías de seguridad, a cambio de restricciones en el programa de Corea del Norte… Si Corea del Norte engaña, China no estaría recibiendo lo que pagó. Lo lógico sería que retenga los beneficios económicos hasta que se reanude el cumplimiento”. The Times expuso una idea similar en un editorial propio esta semana.

Esta solución no es una bala de plata, pero, en la “tierra de las opciones malas”, como los diplomáticos llaman el problema de Corea del Norte, es tan buena como cualquiera, en parte porque no descansa en una falsa comprensión de la otra parte. La relación entre Xi y Trump, líderes de las dos economías más grandes del mundo, un poder creciente y una potencia enmarañada, esforzándose por coexistir, bien podría ser el enlace diplomático más consistente de su tiempo.

Es demasiado pronto para saber si Xi y Trump podrían construir una relación genuina, pero hasta ahora han estado operando en longitudes de onda separadas, intersectándose sólo en momentos de comprensión superficial. En chino, esto se conoce como “un pollo que habla con un pato.” Ambos lados están hablando, pero ninguno realmente entiende el otro.

Evan Osnos – July, 2017

Evan Osnos joined The New Yorker as a staff writer in 2008, and covers politics and foreign affairs. He is the author of “Age of Ambition: Chasing Fortune, Truth, and Faith in the New China.”

The New Yorker

Sin comentarios para “Cómo Xi y Trump pueden hacer un verdadero progreso en Corea del Norte”

Los comentarios se encuentran cerrados.