El nuevo Director de Comunicaciones de la Casa Blanca está nervioso



  • Comentar
  • Imprimir
  • Agregar a Favoritos

 

Anthony Scaramucci me llamó para despotricar sobre los que filtraron información de la Casa Blanca: Reince Priebus, y Steve Bannon. Comenzó amenazando con despedir a todo el personal de comunicaciones de la Casa Blanca.

(Nota de la traducción: “Trump despide en tiempo record a su escandaloso vocero. El detonante fue una entrevista explosiva; duro apenas diez días. El pintoresco financista neoyorquino había forzado con sus infidencias la salida del jefe de gabinete Reince Priebus. El sucesor de este, que aspira a disciplinar la Casa Blanca, pidió su renuncia.” La Nación, Agosto 1, 2017.)

El miércoles por la noche, recibí una llamada telefónica, John Kekkya de Anthony Scaramucci, el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca. No estaba contento. Más temprano en la noche, yo había twitteado, citando a un “alto funcionario de la Casa Blanca”, que Scaramucci estaba cenando en la Casa Blanca con el presidente Trump, la Primera Dama, Sean Hannity y el ex ejecutivo de Fox News Bill Shine. Fue un grupo interesante, y planteó algunas preguntas. ¿Trump recibió consejo estratégico de Hannity? ¿Estaba pensando en contratar a Shine? Pero Scaramucci tenía su propia pregunta… para mí.

-¿Quién le filtró eso? -preguntó. Dije que no podía darle esa información. Respondió amenazando con despedir a todo el personal de comunicaciones de la Casa Blanca. “Lo que voy a hacer es, eliminaré a todos en el equipo de comunicaciones y empezaremos de nuevo”, dijo. Me reí, sin saber si realmente creía que tal amenaza convencería a un periodista de revelar una fuente. Continuó presionándome y quejándose del personal que heredó en su nuevo trabajo. “Usted es un ciudadano estadounidense, esta es una gran catástrofe para el país americano. Así que te estoy pidiendo como un patriota estadounidense que me dé una idea de quién lo filtró.

En opinión de Scaramucci, el hecho de que la noticia de la cena hubiera llegado a un reportero era una prueba de que sus rivales en el Ala Oeste, en particular Reince Priebus, jefe de personal de la Casa Blanca, conspiraban contra él. Mientras han mantenido públicamente que no hay sangre mala entre ellos, Scaramucci y Priebus han estado peleando durante meses. Después de las elecciones, Trump pidió a Scaramucci que se uniera a su Administración, y Scaramucci vendió su compañía, SkyBridge Capital, en previsión de asumir un alto cargo. Pero Priebus no lo quería en la Casa Blanca, y con éxito lo bloqueó de ser nombrado para un trabajo hasta la semana pasada, cuando Trump le ofreció el trabajo de comunicaciones sobre las vehementes objeciones de Priebus. En respuesta al nombramiento de Scaramucci, Sean Spicer, un aliado de Priebus, renunció a su puesto como secretario de prensa. El anuncio oficial de la Casa Blanca de la contratación de Scaramucci indicó que él reportaría directamente al presidente, más bien que al jefe de personal.

La primera aparición pública de Scaramucci como director de comunicaciones fue una actuación conciliatoria en el atril de la sala de información de la Casa Blanca el viernes pasado. Sugirió que era hora de que la Casa Blanca cambiara la página. Pero desde entonces, se ha obsesionado con las filtraciones y amenazó con despedir a los empleados si descubre quien ha dado información no autorizada a los periodistas. Michael Short, un asistente de prensa de la Casa Blanca cercano a Priebus, dimitió el martes después de que Scaramucci hablara públicamente de despedirlo. Mientras tanto, varias historias perjudiciales sobre Scaramucci han aparecido en la prensa, y él culpó Priebus por la mayor parte de ellos. Ahora, quería saber con quién había estado hablando acerca de su cena con el Presidente. Scaramucci, que inició la llamada, no pidió que la conversación fuera off de records.

“¿Es un asistente del Presidente?”, preguntó. De nuevo le dije que no podía decirlo. “O.K., voy a echar a cada uno de ellos, y luego usted no tendrá a nadie, ya que todos serán despedidos en las próximas dos semanas.”

Le pregunté por qué era tan importante que la cena fuera mantenida en secreto. Seguramente, dije, se haría público en algún momento. “Le pedí a la gente que no filtrara las cosas por un período de tiempo y me diera un período de luna de miel”, dijo. “No lo hicieron.” Se estaba poniendo cada vez más enfadado, y él finalmente se convenció de que Priebus era mi fuente.

“Despedire a todos”, dijo. “Eche a un tipo el otro día. Tengo tres o cuatro personas para mañana. Voy a llegar a la persona que filtro información para usted. A Reince Priebus -si quiere filtrar algo para usted- se le pedirá que renuncie muy pronto. “El asunto, dijo, era que creía que Priebus estaba preocupado para la cena porque no había sido invitado. “Reince es un maldito esquizofrénico paranoico “, dijo Scaramucci.

Scaramucci estaba particularmente enojado por un informe de Político sobre sus revelaciones financieras, que consideraba un acto ilegal de represalia por parte de Priebus. El reportero dijo el jueves por la mañana que los documentos estaban a disposición del público y que lo había obtenido del Banco de Exportación e Importación. Scaramucci no sabía esto en ese momento, y me insistió que Priebus había filtrado el documento, y que el acto era “un delito grave”.

“He llamado a la F.B.I. Y el Departamento de Justicia “, me dijo.

-¿Está hablando en serio?

“Están tratando de resistirme, pero no va a funcionar. No he hecho nada malo en mis revelaciones financieras, así que van a tener que irse a la mierda. “

Scaramucci también me dijo que, a diferencia de otros altos funcionarios, no tenía ningún interés en relacionarse con los medios de comunicación. “No soy Steve Bannon, no estoy tratando de chupar mi propia polla”, dijo, hablando del principal estratega de Trump. “No estoy tratando de construir mi propia marca fuera de la puta fuerza del Presidente. Estoy aquí para servir al país. “(Bannon se negó a comentar).

Reiteró que Priebus renunciaría pronto, y notó que le dijo a Trump que esperaba que Priebus lanzara una campaña contra él. “No se dio cuenta que yo estaba reportando directamente al Presidente”, dijo. “Y le dije al presidente aquí están las cuatro o cinco cosas que él me hará”. Su lista de acusaciones incluía la filtración de la cena Hannity y los detalles de sus revelaciones financieras.

Tengo la sensación de que la campaña de Scaramucci contra las filtraciones se originan de su intensa lealtad a Trump. A diferencia de otros asesores de Trump, nunca lo he oído decir una mala palabra sobre el Presidente. “Lo que quiero hacer es eliminar a todos los que filtran y quiero que la agenda del presidente esté en camino para que podamos triunfar para el pueblo estadounidense”, me dijo.

Él crípticamente sugirió que tenía más datos sobre los informadores de la Casa Blanca. “O.K., los traidores aparecieron hace una semana”, dijo. “Esto se va a limpiar muy pronto, ¿de acuerdo? Porque detecte a estos tipos. Tengo huellas digitales en todo lo que han hecho a través de la F.B.I. Y el jodido Departamento de Justicia”.

-¿Qué? -interrumpí.

“Bueno, el delito es grave, van a ser procesados, probablemente, por ese delito grave.” Él agregó, “El detector de mentiras comienza-” pero luego cambió de tema y volvió a lo que él pensaba que era la fuga ilegal de sus informes financieros. Le pregunté si el Presidente sabía todo esto.

-Bueno, no sabe la magnitud de todo eso, sabe algo de eso, pero sabrá lo demás a primera hora de mañana cuando lo vea.

Scaramucci dijo que tenía que ponerse en marcha. “Bueno, lo corto aqui, porque tengo que empezar a tweetar alguna mierda para volver loco este tipo.”

Minutos más tarde, él twitteó, “A la luz de la filtración de mi información financiera que es un delito grave. Me pondré en contacto con @FBI y @TheJusticeDept #swamp @ Reince45. “Con la adición de la dirección de Twitter de Priebus, él estaba haciendo público lo que él acababa de decirme: que creía que Priebus estaba filtrando información sobre él. El tweet rápidamente se volvió viral.

Scaramucci parecía tener segundas intenciones. Pasadas dos horas él suprimió el tweet original y fijó uno nuevo que negaba que él estaba apuntando al jefe de personal. “Error”, dijo. Scaramucci parece querer que Priebus sea investigado por el FBI.” Scaramucci continuó, “El Tweet fue un aviso público a los traidores para advertir que todos los oficiales están ayudando a poner fin a las filtraciones ilegales. @ Reince45. “

Unas horas más tarde, aparecí en CNN para discutir el tema. Como yo estaba hablando de Scaramucci, llamó al programa y se refirió a nuestra conversación. Cambió su historia sobre Priebus. En lugar de decir que estaba tratando de exponer a Priebus como un perdedor, dijo que la razón por la que mencionó a Priebus en su tweet eliminado fue porque quería trabajar junto con Priebus para descubrir las filtraciones.

“Es el jefe de personal, es responsable de entender , descubrir y ayudarme a hacer eso dentro de la Casa Blanca, por lo que puse ese tweet anoche”, dijo Scaramucci, después de señalar que había hablado conmigo el miércoles por la noche. Entonces hizo una discusión que los periodistas estaban asumiendo que él acusaba Priebus porque saben que Priebus filtra a la prensa.

“Cuando pongo un tweet y pongo el nombre de Reince en el tweet”, dijo, “todos están asumiendo que es él porque los periodistas saben quiénes son los que pierden. Así que, si Reince quiere explicar que no es un perdedor, que lo haga.

Scaramucci entonces hizo una súplica a los espectadores. -Déjame decirte algo sobre mí -dijo-. “Soy un tirador directo.

Ryan Lizza – Julio 28, 2017

Washington correspondent for The New Yorker

https://www.newyorker.com/news/ryan-lizza/anthony-scaramucci-called-me-to-unload-about-white-house-leakers-reince-priebus-and-steve-bannon

Sin comentarios para “El nuevo Director de Comunicaciones de la Casa Blanca está nervioso”

Los comentarios se encuentran cerrados.