Lo que piensa el ministro de finanzas de Noruega sobre la opción “Noruega”  

 

Se ha hablado mucho sobre la “solución Noruega” para Gran Bretaña después del Brexit en los últimos dos años, pero poco sobre lo que piensan los noruegos sobre el acuerdo que tienen con la Unión Europea.

Sin embargo, hace unos días tuve la suerte de asistir a una charla de Siv Jensen, ministra de finanzas de Noruega, sobre regulación bancaria en el poderoso centro de pensamiento Politica de Intercambio en Londres. Además de ser la tercera persona más poderosa en Noruega, también es líder de la Progress Party pro mercado. Esto significa que es mucho más escéptica con respecto a la idea de que la regulación puede resolver todos los problemas. También simpatiza con la preocupación británica de que demasiada burocracia puede empeorar las cosas. Logre  algunas palabras con ella al fin de su conferencia.

Una de las principales preocupaciones sobre la opción del Espacio Económico Europeo (EEE), que aparece una y otra vez, es que ser parte del mercado único requiere el pleno cumplimiento de las normas europeas pertinentes, lo que limita nuestra libertad para establecer nuestra propia regulación (ver entrevista de la semana pasada).

Sin embargo, Jensen señala, tanto en su discurso como después, que una cantidad creciente de regulación financiera se lleva a cabo a nivel global. Este proceso se ha intensificado en la última década con el G20, el Fondo Monetario Internacional y otros organismos mundiales que desarrollan “un conjunto de normas y reglas internacionales comunes para la regulación y supervisión del sector financiero”.

Los principios subyacentes a estas reglas han sido codificados en los Acuerdos de Basilea. El primer conjunto de estas reglas se produjo hace 30 años, y la última versión apareció en 2013. La mayoría de los centros financieros mundiales, incluidos los Estados Unidos y la UE, han incorporado a Basilea, o algo similar, en su legislación. Esto significa que sería “de nuestro interés” seguir estas reglas. La implicación obvia (aunque no tácita) de esto es que no hay forma de evitar el hecho de que, hagamos lo que hagamos, aún seríamos un “tomador de reglas” hasta cierto punto.

En cualquier caso, mientras que su estado EEA significa que Noruega no tiene un voto directo sobre las políticas europeas, Jensen señala que todavía tiene la capacidad de influir en las decisiones, tanto antes como después de que Bruselas presente directivas. De hecho, ella y su gobierno han encontrado que la UE es “flexible y está dispuesta a escuchar” cualquier preocupación que pueda tener Noruega. Noruega también puede moldear informalmente la regulación mediante su participación en varios lugares de reunión y foros diseñados para permitir a los reguladores nórdicos y bálticos supervisar de manera efectiva las instituciones que operan en la región.

En términos más generales, Jensen cree que el acuerdo EEE “ha servido bien a nuestro país”, dando a las empresas noruegas acceso sin fricciones a su mayor socio comercial. Mientras algunos políticos hablan de que Noruega se convierta en un miembro de pleno derecho de la UE, y otros quieren avanzar hacia un acuerdo de libre comercio más flexible, ella cree que el status quo es respaldado por una “amplia mayoría” de la población, “que entienden sus beneficios “. Si bien el gobierno continuará presionando los intereses de Noruega, ella predice que dentro de diez años seguirá siendo miembro del EEE y que su relación con el resto de Europa se mantendrá sin cambios.

A pesar de estar en el mercado único, Noruega está fuera de la unión aduanera de la UE. Esto significa que hay algunos controles fronterizos entre este y la vecina Suecia. Jensen cree que este no es un problema importante para las empresas en ninguno de los lados de la frontera, ya que los dos países han podido cooperar bien. Sobre el tema de la libre circulación, ella ha declarado previamente que las normas de Europa han hecho que a los inmigrantes les resulte demasiado fácil acceder a algunos beneficios, como la prestación por hijos a hijos no residentes. Sin embargo, ahora piensa que la opinión dentro de Europa está comenzando a cambiar en este tema específico, si no en el principio más amplio.

En general, Brexit “no es algo que se discuta con frecuencia por el noruego promedio”, admite. Sin embargo, al igual que la mayoría de los funcionarios y políticos noruegos, Jensen sigue de cerca los acontecimientos, sobre todo porque afectará la propia relación de Noruega con el Reino Unido. Se negó a hacer comentarios sobre cómo respondería el gobierno noruego si Theresa May cambiara de opinión y solicitara ser parte del EEE, enfatizando que no puede responder a una pregunta tan hipotética, antes de agregar, “siempre tomamos en serio a cada objeción del Reino Unido  “.

 

 

Dr Matthew Partridge – 04/2018

 

https://moneyweek.com/siv-jensen-what-the-norwegians-think-about-europe